Elecciones

Al fin, Broward termina el recuento

La jueza Betsy Benson, integrante de la junta supervisora electoral, durante el recuento manual en la oficina de la Supervisora de Elecciones de Broward, el 17 de noviembre en Lauderhill, Florida.
La jueza Betsy Benson, integrante de la junta supervisora electoral, durante el recuento manual en la oficina de la Supervisora de Elecciones de Broward, el 17 de noviembre en Lauderhill, Florida. AP

Broward no cumplió la hora tope que uno de los jueces sus junta supervisora fijó no oficialmente para este domingo a las 10 a.m., pero sí cumplió la hora tope que contaba y presentó los resultados oficiales de su recuento una hora antes del domingo al mediodía, como lo exige el estado.

Esta vez decidieron no arriesgarse.

Para evitar que se repitiera la debacle del jueves —cuando la junta certificó los resultados 15 minutos antes de la hora tope pero el personal los envió al estado dos minutos tarde— la junta pidió al director de Elecciones de Broward Joseph D’Alessandro, que reportara cuando se enviaran oficialmente los resultados.

“Los resultados han sido enviados a Tallahassee”, dijo D’Alessandro. “Los recibieron y los han aceptado”.

La multitud, que se ha reducido considerablemente porque muchos de los abogados y los medios noticiosos se han marchado, aplaudió.

Esto pone fin a una saga de 13 días de conteos y recuentos. El drama incluyó protestas diarias de conservadores que alegaban confabulaciones, tuits del presidente Donald Trump cuestionando la competencia de la supervisora electoral condal Brenda Snipes y repetidas exhortaciones para que la despidieran.

Para no mencionar las numerosas demandas.

Snipes dijo a los reporteros que 2,040 “boletas perdidas” en realidad nunca se extraviaron, sino que se colocaron en el lugar indebido. Las máquinas no las contaron, pero sí se incluyeron en el total enviado al estado con el primer conteo.

Su abogado le aconsejó no responder a preguntas sobre posible despido por parte del gobernador electo Ron DeSantis o sobre sus sugerencias específicas para modificar el proceso de recuento. Este recuento fue la primera prueba de las nuevas leyes implementadas después del desastroso recuento de las elecciones presidenciales en el 2000.

“Una lección: es una operación grande y hay cosas que ajustar”, dijo Snipes. “Usted vio la presión que se ejerció”.

El plan del domingo por la mañana era que D’Alessandro verificara tres veces las cifras y las presentara a la junta para su aprobación a las 8 a.m., pero hubo demoras en recopilar toda la información, errores en su presentación a la junta y objeciones entre los abogados sobre el texto de un informe suplementario.

A medida que se acercaban las 11 a.m., los jueces de la junta supervisora se impacientaron.

“Todos aquí, incluida Snipes, han trabajado duro muchas horas”, dijo la jueza Deborah Carpenter-Toye. “Ahora, a último momento, estamos preparados para concluir el proceso”.

El vecino Miami-Dade, el condado más poblado del estado, terminó su recuento y presentó los resultados el sábado por la noche. El Condado Palm Beach, que tuvo que enfrentar numerosos errores en sus máquinas de contar boletas, ni siquiera planeaba comenzar el recuento manual en la carrera por el comisionado de Agricultura hasta pasado el mediodía.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios