Elecciones

Demócratas hispanos se reúnen en un bar de Doral a ver el segundo debate presidencial

“Cada vez que Bernie diga ‘uno por ciento’ se tienen que tomar un shot!”

Así comenzó una animada velada en un bar de tapas en Doral donde se miraba el debate demócrata que se llevó a cabo el 30 de julio en Detroit. Allí se juntaron miembros de la división de Miami-Dade del caucus de Hispanos Demócratas de Florida.

Cuando se inició el debate alrededor de las 8:15 p.m. —justo después de que el personal del bar resolviera dificultades técnicas tratando de conectar a CNN, el canal que hacía la transmisión— el público estalló en exclamaciones de alegría.

Entre los diez candidatos en el escenario, el martes por la noche, estaba la primera selección de muchas de las personas reunidas en la velada: Elizabeth Warren, la senadora por Massachusetts .

“Vine aquí apoyando a Warren, esa es mi elección número uno”, dijo Ariel Rojas. “Me gusta cuando habla sobre la desigualdad de ingresos y sobre cómo podemos tratar de abordar el wealth gap. Su impuesto sobre el patrimonio es, yo creo, una solución muy interesante “.

Bryan Hernández también estaba emocionado por ver lo que Warren tenía que decir en el debate.

“La vi en FIU el mes pasado, donde habló sobre la desigualdad de ingresos y sobre cómo quiere cancelar la deuda estudiantil”, dijo. “También habló sobre el cambio climático. Siendo alguien de 24 años, realmente quiero ver que eso sea un tema central en esta campaña”.

Explicando su propia preferencia por la senadora de Massachusetts, Nicole Rodríguez, presidenta del grupo y originaria de Puerto Rico, citó la visita de Warren a la isla poco después de anunciar su candidatura. “Básicamente comenzó su campaña en Puerto Rico”, dijo.

Para la satisfacción de quienes se reunieron en la velada de Doral, la atención médica dominó la primera parte del debate del martes, momento en el cual los candidatos se enfrentaron sobre “Medicare para todos”, un sistema de pago individual que pasaría a todos los estadounidenses a un plan de seguro del gobierno, eliminando gradualmente la existencia de los seguros de salud privados.

“Cubrieron la atención médica extensamente, lo que me pareció correcto porque nuestro partido definitivamente necesita hablar sobre eso. Es un tema importante, especialmente aquí en Florida, donde tenemos una de las tasas más altas de personas inscritas [en Obamacare]”, dijo Hernández. “Tenemos muchas personas que se benefician de las propuestas de políticas demócratas”.

DEMSDEBATETRADE2.JPG
Bernie Sanders y Elizabeth Warren durante el debate presidencial demócrata, el martes 30 de julio de 2019 en Detroit. ERIN SCHAFF NYT

Después de la animada discusión sobre la atención médica surgió un debate sobre la política de inmigración, donde Warren, el senador Bernie Sanders y el alcalde Pete Buttigieg dijeron que cruzar la frontera ilegalmente debería ser despenalizado. Eso no pasó desapercibido entre la gente que miraba el debate en Doral.

“Capté el hecho de que algunos de los candidatos dijeron que apoyaban que el cruce de la frontera fuera un delito civil en lugar de un delito penal. Creo que es una propuesta coherente porque, para las personas que vienen con visas y luego se quedan más tiempo del permitido [...], eso no es un delito penal. Entonces, si hay una situación donde alguien cruza la frontera y si es un delito, eso establece un doble estándar “, dijo Rojas. “Sería bueno si fuera un poco más consistente. No creo que las personas que cruzan la frontera deberían tener un camino más difícil “.

Las personas reunidas en el bar de tapas pertenecen a un grupo demográfico que se está convirtiendo en una parte cada vez más influyente del electorado nacional. Según el centro de investigación Pew, en 2020, los latinos serán la minoría más grande de votantes elegibles. En Florida habrá más de dos millones de votantes hispanos en juego, con más del 40% de ese electorado registrado en el condado de Miami-Dade.

Pero los latinos de Florida son difíciles de definir políticamente.

En 2018, los votantes hispanos respaldaron abrumadoramente a los candidatos demócratas. Pero fue una historia muy diferente en Florida, donde los republicanos ganaron con una mayor proporción de votantes hispanos que el presidente Trump en 2016, lo que sugiere que el partido está creciendo en popularidad con ese bloque de votación clave. Según los exit polls y una serie de encuestas preelectorales, tanto el gobernador Ron DeSantis como el senador Rick Scott obtuvieron alrededor del 45 por ciento del voto hispano.

En el lanzamiento en Miami de la iniciativa “Latinos for Trump” el mes pasado, el vicepresidente Mike Pence dejó en claro que la campaña de Trump intentará seducir a los votantes hispanos en 2020. Su discurso se centró en un mensaje simple: los latinos deberían votar para reelegir al presidente para frustrar la agenda “socialista” de los demócratas.

El martes por la noche, cuando Sanders, un autodenominado socialista democrático, y Warren defendieron sus políticas liberales contra los ataques de sus rivales más moderados, la gente en el bar de tapas comentó sobre el afán de los republicanos por describir al campo demócrata como “socialistas”.

“Necesitamos ser inteligentes sobre las etiquetas que usamos”, dijo Juan Yoshika, un inmigrante de Perú. “Ves gente diciendo que soy un socialista demócrata y cosas así. Ese término significa algo para esta comunidad y creo que es importante entender lo que significa para un venezolano, para un cubano decir ‘soy socialista’, sabes”.

Rodríguez reconoce que atar a los demócratas al socialismo podría perjudicar al partido.

“Sabes qué, es una buena estrategia, especialmente para las personas en el sur de la Florida”, dijo. “Los hispanos en el sur de la Florida tienden a ser activados por esa palabra. Aunque la mayoría de ellos no sepan lo que realmente significa, es un punto de frustración “.

También estuvo presente en la reunión el demócrata Javier Estévez, quien anunció que volverá a postularse para el House District 105 en 2020.

“Es una táctica de miedo que continúan usando cada vez”, dijo acerca de la retórica de los republicanos sobre el socialismo. “Todo lo que estamos tratando de decir es que, simplemente, queremos mejorar la vida de todas las persona y queremos que todos tengan las mismas oportunidades para alcanzar sus objetivos. Es por eso que la gente viene a este país en primer lugar”.

Rojas piensa que la “táctica del miedo” que describió Estevez no tendrá éxito.

“Mi madre en su corazón no cree que Bernie Sanders sea socialista porque está tan acostumbrada a que los republicanos acusen a los demócratas de ser socialistas. O sea que no lo cree a pesar de que él mismo dice que es socialista”, dijo. “Sabes, mi madre es de Nicaragua. Ella vivió la guerra civil allí en la década de 1980. Ella ya no pierde su tiempo con los republicanos “.

Durante la primera ronda de debates, el mes pasado en Miami, los intentos de varios candidatos de hablar español causaron sorpresa. Eso estuvo ausente anoche. Algunas personas en Doral se sintieron aliviadas, mientras que a otras no les hubiera molestado escuchar algunas palabras en su lengua materna.

“No quiero que hablen español”, exclamó Rojas. “Debido a que muchas personas en el partido demócrata no hablan español y se sienten alienados cuando escuchan eso, así que no creo que sea una buena idea. No quisiera que alguien cuyo único idioma es el inglés se sienta alienado”.

Yoshika no estuvo de acuerdo.

“Quieren ser inclusivos. Entienden que hay muchos votantes cuyo primer idioma es el español y que este partido trata de reunir una coalición más amplia”, dijo. “Incluso si es solo una frase, una oración, esto es para ti”.

Lautaro Grinspan is a bilingual reporter at the Miami Herald and el Nuevo Herald. He is also a Report for America corps member. Lautaro Grinspan es un periodista bilingüe de el Nuevo Herald y del Miami Herald, así como miembro de Report for America.
  Comentarios