Elecciones

Donald Trump y Bernie Sanders ganan primarias en New Hampshire

Bernie Sanders y Donald Trump
Bernie Sanders y Donald Trump Miami

El multimillonario republicano Donald Trump y el senador demócrata Bernie Sanders, que infligió una primera derrota a la favorita Hillary Clinton, ganaron el martes las primarias presidenciales en New Hampshire, según las proyecciones de los canales de televisión estadounidenses y Associated Press.

Trump obtenía 35% de los votos, seguido del gobernador de Ohio (norte), John Kasich, con 16% y el exgobernador de Florida (sudeste), Jeb Bush, con 12%, con 7% de los sufragios escrutados según los canales CNN y NBC. Los senadores Ted Cruz y Marco Rubio habrían quedado de cuarto y quinto lugar respectivamente.

Por su parte, el autoproclamado “socialista” Sanders conseguía 56%, contra 42% de Clinton, con el 12% de los votos escrutados entre los demócratas.

Luego del caucus de Iowa (centro) del 1 de febrero que inició la carrera hacia las presidenciales de noviembre, New Hampshire fue la segunda etapa del largo proceso de selección de candidatos que culmina con las convenciones de julio próximo.

Pequeño estado del noreste del país con unos 880,000 electores, tiene un valor simbólico en la carrera a la presidencia de Estados Unidos. En la historia reciente ningún candidato que no haya terminado entre los dos primeros en New Hampshire ha llegado a la Casa Blanca.

Las victorias de Trump y Sanders confirmaron los sondeos, que daban ganador al magnate con una ventaja promedio de 17 puntos entre los republicanos y al senador por Vermont (estado vecino a New Hampshire) de 13 puntos sobre Clinton del lado demócrata.

Clinton, que busca la nominación por segunda vez tras su derrota ante Barack Obama en 2008, había obtenido un exiguo triunfo sobre Sanders en Iowa (49.8% a 49.6%), mientras que el senador ultraconservador de Texas (sur), Ted Cruz, había sorprendido a Trump al derrotarlo 27.7% contra 24.3%, a pesar de sondeos previos favorables al verborrágico magnate en ese estado.

En el bando republicano, la lucha era sobre todo por el segundo puesto detrás de Trump y por la supervivencia para aquellos que arrastran magros resultados en Iowa, como el gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie.

El gobernador republicano moderado, John Kasich creó la sorpresa el martes en las primarias presidenciales estadounidenses en New Hampshire, obteniendo un segundo lugar que recompensa una intensa campaña llevada a cabo a menudo lejos de los reflectores.

Kasich, de 63 años, gobernador de Ohio (norte), había concentrado todos sus esfuerzos en el pequeño estado del noreste del país. Lo visitó decenas de veces, la primera en marzo de 2015, cuatro meses antes de presentar su candidatura a la presidencia, y participó en más de 100 actos de campaña.

Como lo anticipaban las encuestas, John Kasich lograba un muy buen resultado y se ubicaba segundo con 16% de los votos. Jeb Bush parecía sobrevivir con un tercer puesto y 12% de los sufragios. Cruz, de su lado, era cuarto con 11%, según esos primeros resultados.

El senador Marco Rubio (Florida, sudeste), hijo de inmigrantes cubanos y el más joven de los aspirantes, con 44 años, se ubicaba en el quinto lugar, con 10%, lejos de la revelación de Iowa donde ocupó el tercer lugar cerca de Trump (23.1%).

La mitad de los republicanos dijeron sentirse traicionados por su partido, y el 48% eligió un candidato que no forma parte del “establishment”, como Trump.

En el campo demócrata, Sanders, impulsor de una revolución política en el país y apoyado por los más jóvenes, sale fortalecido con este amplio triunfo y pone en duda aún más el cómodo liderazgo de meses atrás de su rival y gran favorita.

“Él es el único que vale la pena apoyar. Hillary lo deja en claro, es la misma vieja historia. Bernie habla de todas las cosas que se necesita hacer”, afirmó David Emerson, un carpintero del pintoresco pueblo de Canterbury, de entre 2,000 y 3,000 habitantes, que votó por el senador de 74 años.

De su lado, al ser interrogada sobre si ganaría en New Hampshire, Clinton se había mostrado filosófica: “¿Saben? Me encanta la forma en que New Hampshire hace esto. Me gusta el modo en el que la gente de New Hampshire se toma esto con tanta seriedad”.

El importante porcentaje de independientes, unos 400,000 (44% del electorado), sumado a la fama de imprevisibilidad de New Hampshire, hizo que los candidatos empujasen hasta último minuto casi para tratar de conseguir votos.

Según los primeros sondeos a pie de urna en New Hampshire, casi la mitad de los republicanos y un cuarto de los demócratas decidieron su voto en los últimos días, indicó CNN.

Las próximas primarias serán este mes en Nevada (suroeste) y Carolina del Sur (este).

La carrera a la Casa Blanca podría ver en los próximos días el ingreso del multimillonario exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, quien indicó el lunes que “estudiaba todas las opciones” de una posible candidatura.

  Comentarios