Elecciones

Fuerte choque entre Bush y Trump en Carolina del Sur

Jeb Bush y Donald Trump
Jeb Bush y Donald Trump AP/EFE

El senador Marco Rubio de la Florida pareció recuperarse de su tambaleante actuación del debate pasado, pero fue un fuerte choque entre el magnate Donald Trump y el ex gobernador de la Florida Jeb Bush lo que dominó el noveno debate presidencial republicano el sábado en Carolina del Sur.

Trump indirectamente acusó a Bush de ser un candidato débil y no confiable al atacar severamente a su hermano, el ex presidente George W. Bush acusándole de haber desestabilizado el Medio Oriente al haber invadido Irak aun cuando ese país no tenía armas de destrucción masiva y por no haber protegido a Estados Unidos adecuadamente cuando terroristas de Al Qaeda atacaron Nueva York el 11 de septiembre del 2001.

El enfrentamiento entre Trump and Bush fue quizás el más fuerte que ha habido entre ambos candidatos desde que comenzó la larga serie de debates republicanos el año pasado.

Todo comenzó cuando Bush enumeró las diferentes prioridades que tendría en sus primeros días en la Casa Blanca en caso de que llegara a ser electo presidente. Mencionó deshacerse del presidente Bashar al Assad en Siria y eliminar la amenaza del Estado Islámico, entre varios objetivos militares, incluyendo no permitir que Rusia amenace a Europa Oriental.

Trump lo interrumpió, diciendo que no sabía de lo que estaba hablando.

“Jeb está muy equivocado”, apuntó Trump, en medio de los abucheos de los partidarios de Bush. “Hay que luchar contra ISIS primero. Tienes que derrotar a estos animales. No puedes pelear dos guerras al mismo tiempo”.

Bush respondió burlándose de los planes de política exterior de Trump.

“Esto es ridículo”, le dijo Bush a Trump, visiblemente exasperado. “Esto viene de un tipo que obtiene su información sobre política exterior de los shows de televisión”.

Trump interrumpió a Bush para decir que era él quien no sabe mucho de política exterior porque tardó varios días en decidir que su hermano había cometido un error invadiendo Irak porque no tenía armas de destrucción masiva como había dicho su administración en justificación para la guerra.

Bush, enfurecido, respondió: “Estoy cansado de que siga atacando a mi familia. Mi padre es el hombre más grande que conozco y mi hermano, del que estoy orgulloso, construyó una red de seguridad que nos protegió”.

Trump intervino para decir que George W. Bush no lo hizo muy bien en cuanto a seguridad porque, siendo presidente, los terroristas destruyeron las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York.

En cuanto a Rubio, que salió mal parado del debate previo, pareció mucho más seguro de sí mismo y no repitió las declaraciones que lo metieron en problemas la vez anterior.

El debate del sábado fue el noveno, enfocado en ayudar a los votantes a hacer sus decisiones en la primaria de Carolina del Sur el próximo sábado.

La atención estaba centrada en Rubio debido a lo que pasó en el debate previo el 6 de febrero en New Hampshire, donde la mayoría de los observadores concluyó que la actuación del senador floridano había dejado mucho que desear.

Lo que pasó fue que Chris Christie, el gobernador de Nueva Jersey, quien abandonó la contienda luego de perder en New Hampshire, logró hacer que Rubio tropezara cuando en varias ocasiones abiertamente criticó al cubanoamericano de Florida por repetir lo que daba la impresión de ser líneas de un guión escrito de antemano.

“Marco, la cosa es esta”, comenzó Christie en su perorata contra Rubio en el debate pasado. “Cuando eres presidente de los Estados Unidos, cuando eres gobernador de un estado, el discurso memorizado de 30 segundos, donde hablas de cuán grande es América, al final de este, esto no resuelve ningún problema para nadie”.

Rubio ripostó que Christie no sabía de lo que hablaba porque no es un buen gobernador, y empezó a repetir lo que parecía su guión sobre el presidente Barack Obama – cosa que Christie señaló.

“Chris, tu estado fue golpeado por una masiva tormenta de nieve hace dos semanas y tú ni siquiera regresaste”, dijo Rubio. “Te tuvieron que avergonzar para que fueras de regreso y luego te quedaste ahí por 36 horas y regresaste a la campaña. Esos son los hechos. Pero he aquí el resultado final: La noción de que Barack Obama no sabe lo que está haciendo no es verdad. Él sí sabe lo que está haciendo…”

En este instante, Christie interrumpió a Rubio.

“Ahí está,” apuntó Christie. “Ahí está. El discurso memorizado de 25 segundos. Todo mundo, ahí está”.

Desde entonces, todos los analistas políticos y comediantes del país se centraron en Rubio tildándolo de “robótico”, e incluso un individuo lo ha seguido a actos de campaña ataviado con cajas de cartón que simulan a un robot y un lema pintado que dice: “Rubio el robot”.

El propio Rubio después aceptó que no le había ido bien en el debate y que no volvería a hacerlo.

En su intervención del sábado, Rubio dijo que si llega a ser presidente lidiaría con tres amenazas rápidamente.

“En Asia y el Pacífíico con China y Corea del Norte, en el Medio Oriente con ISIS y reconstruría a la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico del Norte)”, dijo Rubio sin titubear.

El siguiente debate republicano, el décimo, tendrá lugar el jueves 25 de febrero en Houston – antes de una larga serie de primarias en varios estados, incluyendo el conjunto llamado Super Tuesday o Super martes.

El debate antes de la primaria de la Florida el 15 de marzo tendrá lugar el 10 de marzo en la Universidad de Miami.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios