30 Años del Mariel

Ivonne Cuesta: el orgullo de ser una 'marielita'

IVONNE CUESTA tenía 7 años cuando salió de Cuba sujetando su muñeca de largo pelo rubio.
IVONNE CUESTA tenía 7 años cuando salió de Cuba sujetando su muñeca de largo pelo rubio.

Ivonne Cuesta tenía 7 años cuando subió a una embarcación de 35 pies sujetando su muñeca de largo pelo rubio y vestido blanco.

Pero en su viaje de La Habana a Cayo Hueso, el Mahogany Manor empezó a hundirse con más de 70 pasajeros.

``Mi tío me dice que el agua nos daba por las rodillas'', dijo Cuesta, de 37 años, una veterana abogada de oficio en Miami-Dade.

El capitán pidió ayuda y un helicóptero del Servicio Guardacostas se apresuró a rescatar a los refugiados con una escalera. Al tener que usar las dos manos para subir, Ivonne tuvo que dejar atrás a su querida muñeca.

``Mi abuela dice que estuve llorando durante horas'', dijo.

Después del rescate, la familia fue trasladada a un portaaviones en el Estrecho de la Florida.

``Teníamos hambre, estábamos quemados por el sol y deshidratados, pero nos llevaron a un gran auditorio para darnos la bienvenida a Estados Unidos'', dijo. ``Nos dieron una Coca Cola y una manzana. Yo nunca había visto una manzana. Le pregunté a mi madre qué era esa fruta. Ella me miró y me dijo: `Somos libres' ''.

Durante años, Cuesta, una graduada de la secundaria Miami High, era renuente a decirle a la gente que era una marielita. Ahora es un orgullo para ella.

Al hablar como una niña del Mariel, tiene un deseo personal.

``Creo que es hora de que el término `Mariel' gane una connotación positiva'', dijo Cuesta que está en lista para llenar una vacante entre los jueces de Miami-Dade.

De ser nombrada por el gobernador Charlie Crist, haría historia.

``Sería el primer juez de Miami-Dade que hubiera venido a Estados Unidos durante el puente, nada malo para una marielita'', dijo.

-- LUISA YANEZ

  Comentarios