Operación Pedro Pan

Los primeros niños que dieron inicio a un programa histórico

Sixto Aquino celebra junto a su familia.
Sixto Aquino celebra junto a su familia.

NOMBRE: Sixto y Vivian Aquino

FECHA DE LLEGADA: 26 de diciembre de 1960

EDADES: 12 y 14

Vivian Latour y su hermano Sixto Aquino ocupan un lugar especial en los anales de la Operación Pedro Pan.

Ellos son los pioneros, los primeros niños que entraron sin acompañantes adultos a Estados Unidos bajo el histórico sistema de exención de visas de Monseñor Bryan O. Walsh.

Los hermanos, que tenían 12 y 14 años respectivamente, llegaron el día después de la Navidad, el 26 de diciembre de 1960.

Latour dijo que dejar atrás a Cuba no fue algo tan dramático como la llegada a EEUU. Sus padres le habían dicho que ellos venían a estudiar inglés.

"Fue un cambio tan drástico'', dijo Latour, quien vive en Miami-Dade. "Cuando me encontré sola en otro país, mi hermanito y yo solos, viviendo con extraños, fue muy difícil para mí. Nunca me había separado de mis padres''.

No tenían idea de que formaban parte de algo que llegaría a conocerse como Operación Pedro Pan, y que otros 14,046 niños cubanos los seguirían fuera de la isla.

Es posible que los dos fueran seleccionados como los primeros porque habían estudiado con Penny Powers, una maestra británica de la escuela Phillips a la que ambos asistían. De la misteriosa Powers se decía que era una espía.

"Ella fue la que ayudó a mi madre a conseguir las visas'', contó Sixto Aquino, que es gerente del Wold Bank en Washington. "Ella era como una de esas damas inglesas que se ven en las películas, que andan por la selva o en el Caribe y que siempre se están echando fresco porque hace mucho calor. Esa era Penny Powers''.

Latour da todo el crédito a su madre Belén, una mujer que se adelantó a su época en Cuba.

Ella administraba un fondo de pensiones, y meses antes de que sacara a sus hijos de Cuba la habían arrestado a su regreso a Cuba de EEUU.

"La acusaron de llevar una bomba en unos cartones de cigarros. La arrestaron y la tuvieron presa por dos días, y luego la soltaron'', contó Latour.

Pero Belén Aquino, quien falleció en 1978, quería sacar a sus hijos y lo consiguió primero que nadie.

"Así era mi madre: muy valiente y decidida. Ella resolvía las cosas'', dijo Latour.

"No nos arrepentimos de nada'', dijo Sixto Aquino.

"De hecho, nos consideramos muy afortunados'', agregó.

  Comentarios