Estados Unidos

Trump promete restaurar el poderío militar de EEUU

Partidarios de las políticas conservadoras y del presidente Trump, hacen callar a una persona que protesta durante el discurso del mandatario en la Conferencia de Acción Política Conservadora en Washington.
Partidarios de las políticas conservadoras y del presidente Trump, hacen callar a una persona que protesta durante el discurso del mandatario en la Conferencia de Acción Política Conservadora en Washington. AP

El presidente, Donald Trump, afirmó el viernes que él representa a su país y “no al mundo”, a la vez que prometió devolverle su poderío militar, durante su discurso ante la Conferencia anual de Acción Política Conservadora (CPAC).

“Yo no estoy representando al mundo, estoy representando a nuestro país”, exclamó Trump en su intervención en el principal encuentro del conservadurismo en Estados Unidos, que se celebra en National Harbor, en las afueras de Washington.

A juicio de Trump, “la cooperación global está bien”, pero marcó distancias con el multilateralismo al anotar que no existe una “moneda global” o una “bandera global”.

Ante una apasionada audiencia de activistas conservadores de todo el país, el mandatario lamentó el poder perdido por Estados Unidos en los últimos tiempos y prometió hacer que el país recupere su influencia como líder global.

“¿Cuándo fue la última vez que ganamos una guerra, algo?”, se preguntó ante los asistentes, muchos de ellos con la emblemática gorra roja “Make America Great Again”, el lema de la campaña electoral del magnate neoyorquino.

Para devolver el liderazgo militar, Trump defendió su promesa electoral de elevar en gran medida el gasto presupuestario de defensa, ya que dijo creer “en la paz a través de la fuerza”.

El discurso del mandatario fue el plato fuerte del CPAC, que congrega durante tres días a los principales representantes del mundo conservador en el país y por donde también pasaron miembros de su equipo más cercano, como su estratega Steve Bannon, considerado uno de los cerebros de su exitosa campaña electoral.

Como es habitual, Trump no obvió los elogios a sí mismo, y recalcó que “finalmente, y tras un largo tiempo (los conservadores), vuelven a tener un presidente”.

“Amo la bandera estadounidense”, sostuvo a la vez que el público coreaba una y otra vez “USA, USA, USA”.

Durante su intervención de algo más de media hora, en un complejo hotelero a las afueras de Washington a orillas del río Potomac, Trump insistió en algunos de los temas favoritos como las críticas a la prensa “deshonesta”.

“Estamos combatiendo las noticias falsas. Son falsas, embustes, falsas. Hace unos días llamé a las noticias falsas el enemigo del pueblo y lo son”, aseguró, mientras señalaba directamente al espacio reservado a la prensa en el salón de la conferencia.

Desde la campaña electoral, y con más virulencia una vez llegado a la Casa Blanca, Trump ha repetido una y otra vez sus ataques a los medios de comunicación, algo que plasmó en un polémico tuit en el que llamaba a reputadas organizaciones como The New York Times, ABC, NBC, CBS o CNN, los “enemigos del pueblo”.

Asimismo, no dejó de mencionar otra de sus polémicas propuestas: la construcción de un muro en su frontera con México, algo que ha provocado que las relaciones con el vecino del sur se encuentren en su nivel más bajo en décadas.

“Vamos a construir el muro, no se preocupen. De hecho, va a comenzar pronto, antes de lo previsto”, ahondó el mandatario, sin ofrecer detalles sobre los tiempos ni el costo estimado, que se ha situado provisionalmente en los $21,600 millones.

Esta semana se conoció que el objetivo del gobierno es iniciar las obras de construcción del muro fronterizo en tres localizaciones: Tucson, Arizona; El Centro, California; y El Paso, Texas.

Este miércoles viajaron a México el secretario de Estado, Rex Tillerson, y el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, para tratar de suavizar las tensiones bilaterales con reuniones con sus homólogos mexicanos.

Tras Trump, el foro conservador acogió a lo largo de la jornada las palabras de Nigel Farage, impulsor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) conocida como “Brexit”; y de Wayne LaPierre, vicepresidente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso grupo de presión proarmas.

  Comentarios