Estados Unidos

El presidente Trump realiza su primer discurso ante el Congreso

Servicios el Nuevo Herald

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llega a una sesión conjunta del Congreso de los Estados Unidos el 28 de febrero de 2017 en la Cámara del Capitolio en Washington, DC.
El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llega a una sesión conjunta del Congreso de los Estados Unidos el 28 de febrero de 2017 en la Cámara del Capitolio en Washington, DC. Getty Images

El presidente, Donald Trump, comenzó hoy su discurso ante una sesión conjunta del Congreso con una condena a los recientes actos de violencia y amenazas contra comunidades judías del país.

Trump afirmó que esos actos deben servir para recordar que EEUU, pese a las divisiones políticas, es un país “unido en condenar el odio y el mal en todas sus formas”

Trump, dijo que en 2016 comenzó una “protesta silenciosa” que luego se convirtió en “un terremoto” por una “demanda muy simple, pero crucial”: que el país “debe poner a sus ciudadanos primero”.

“Porque solo entonces podemos realmente hacer a Estados Unidos grande de nuevo”, agregó.

El presidente también dijo que la construcción del muro en la frontera con México comenzará “pronto”, y será “un arma muy contra el crimen y las drogas”.

“Debemos restaurar la integridad y el imperio de la ley en nuestras fronteras. Por eso, pronto comenzaremos la construcción de un gran muro a lo largo de nuestra frontera sur. Se iniciará antes de lo programado y, una vez terminado, será un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas”, dijo Trump.

Según el presidente, su gobierno “ha respondido a las súplicas del pueblo estadounidense” para que se apliquen las leyes migratorias y de seguridad fronteriza.

Trump cree posible lograr “una reforma migratoria real y positiva”, siempre y cuando los objetivos sean mejorar los empleos y salarios de los estadounidenses, fortalecer la seguridad nacional y restablecer el respeto a las leyes.

“Si nos guiamos por el bienestar de los ciudadanos estadounidenses, entonces creo que republicanos y demócratas podemos trabajar juntos para lograr un resultado (esa reforma) que ha eludido a nuestro país durante décadas”, dijo.

También defendió el veto de ciertos extranjeros para evitar que se forme una “avanzadilla” terrorista dentro del país.

“No podemos permitir que se forme una avanzadilla de terrorismo dentro de Estados Unidos. No podemos permitir que nuestra nación sea un santuario para los extremistas”, dijo el presidente, que prometió nuevas medidas con ese fin “pronto”.

El presidente dijo también que el país perdió más de una cuarta parte de los empleos creados por el sector industrial desde que se aprobó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA) con México y Canadá.

“Hemos perdido más de una cuarta parte de nuestros empleos en la industria desde que se aprobó el TLCAN y hemos perdido 60,000 fábricas desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001”, aseguró ante la sesión conjunta del Congreso.

“Nuestro déficit comercial de bienes con el mundo el año pasado fue de casi 800 mil millones de dólares. Y en el extranjero, hemos heredado una serie de trágicos desastres de política exterior”, añadió le mandatario.

“Resolver estos y tantos otros problemas apremiantes nos obligará a superar las diferencias de partido. Requerirá aprovechar el espíritu estadounidense que ha superado todos los desafíos a lo largo de nuestra larga e histórica historia”, sentenció.

Trump insistió en que cree “firmemente en el libre comercio, pero también tiene que ser un comercio justo”.

“El primer presidente republicano, Abraham Lincoln, advirtió que el ‘abandono de la política de protección por parte del Gobierno estadounidense (producirá la falta y la ruina entre nuestro pueblo', citó el mandatario respecto a los que, a su juicio, son fallidos tratados comerciales.


El mandatario ha anunciado que revisará los contenidos del TLCAN tanto con México con Canadá, y aseguró que si no está de acuerdo con las nuevas directrices, Estados Unidos se saldrá del acuerdo, que fue rubricado durante el gobierno de Bill Clinton (1993-2001).

Trump, aseguró que está preparando “una reforma tributaria histórica”, que bajará la tasa impositiva a las empresas y proporcionará un “alivio fiscal masivo” a la clase media.

“Mi equipo económico está desarrollando una reforma tributaria histórica que reducirá la tasa impositiva de nuestras empresas para que puedan competir y prosperar en cualquier lugar y con cualquier persona”, dijo el mandatario en su primer discurso ante la sesión conjunta del Legislativo.

“Al mismo tiempo, proporcionaremos alivio fiscal masivo para la clase media”, aseguró el presidente, reiterando una de sus principales promesas de campaña.

A su juicio, indicó ante los legisladores, el país debe “crear un terreno de juego equitativo para las empresas y los trabajadores estadounidenses”.

“Para lograr nuestros objetivos en el país y en el extranjero, debemos reiniciar el motor de la economía estadounidense, facilitar que las empresas hagan negocios en Estados Unidos y hacer mucho más difícil para las empresas que se vayan”, apuntó, poco antes de asegurar que “las empresas estadounidenses gravan una de las tasas más altas en cualquier parte del mundo”.

“Actualmente, cuando enviamos productos fuera de EEUU, muchos otros países nos hacen pagar tarifas e impuestos muy altos, pero cuando las compañías extranjeras envían sus productos a EEUU, apenas les cobramos nada”, reiteró también Trump respecto a los tratados de libre comercio.

Trump defendió la adopción de un nuevo sistema migratorio en Estados Unidos, basado en méritos y en la capacitación de los candidatos, y frenar el acceso al país de personas con baja capacitación laboral.

“Si pasamos del actual sistema de inmigración de personas con baja capacitación, y adoptamos un sistema basado en mérito, tendremos muchos beneficios: ahorraremos dólares, elevaremos los salarios y ayudaremos a las familias en dificultades -incluyendo familias de inmigrantes- a ingresar a la clase media”, expresó.

El presidente pidió al Congreso uno de los mayores aumentos del gasto en defensa de la historia del país, con el objetivo de “reconstruir” las Fuerzas Armadas.

“Para mantener a Estados Unidos seguro, debemos proporcionar a los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas las herramientas que necesitan”, enfatizó Trump en su discurso.

Trump expresó su “firme apoyo” a la OTAN, pero reiteró la petición a los Estados miembros de “cumplir con sus obligaciones económicas” e invertir más en Defensa.

“Esperamos que nuestros aliados, en la OTAN, en Oriente Medio o en el Pacífico, asuman un papel directo y significativo en las operaciones estratégicas y militares, y que paguen su parte justa del costo”, dijo el presidente.

Sobre los refugiados, Trump afirmó que la “única solución a largo plazo” para resolver crisis humanitarias como la de los refugiados es que esas personas “puedan regresas a salvo” a sus hogares.

“Tenemos que aprender de los errores del pasado. Hemos visto la guerra y la destrucción que han azotado nuestro mundo”, dijo Trump.

El presidente mostró ante el Congreso su interés por forjar nuevas alianzas que conduzcan a un mundo de “armonía y estabilidad, sin guerras ni conflictos”.

“Queremos la paz, dondequiera que se encuentre. Hoy, EEUU es amigo de antiguos enemigos. Algunos de nuestros mayores aliados, hace décadas, combatieron en el otro lado durante las guerras mundiales”, apuntó el presidente.

Trump pidió a los estadounidenses y a los miembros del Congreso que “sueñen a lo grande” y que “abracen esta renovación del espíritu americano” que ha abanderado con su llegada la Casa Blanca.

Al concluir su primer discurso ante la sesión conjunta del Legislativo, Trump aseguró que “el tiempo para los pequeños pensamientos ha terminado”, así como el de “las peleas triviales”, e instó a los ciudadanos y congresistas a ser “audaces” en sus aspiraciones.

  Comentarios