Estados Unidos

EEUU: ex militar acusado de querer sumarse a EI se declara no culpable

EFE

Un ciudadano estadounidense ex miembro de la Fuerza Aérea y acusado de intentar proveer material de apoyo a la organización Estado Islámico (EI), se declaró no culpable el miércoles ante un juez federal de Nueva York.

Tairod Pugh, de 47 años y detenido el pasado 16 de enero en el vecino estado de Nueva Jersey (este de Estados Unidos), fue presentado por la mañana en los tribunales de Brooklyn, donde el magistrado Nicholas Garaufis leyó los dos cargos que se le imputan y que podrían costarle hasta 35 años de prisión, constató la AFP.

El juicio a Pugh comenzaría en julio, señaló el juez, quien convocó a una próxima audiencia el 8 de mayo.

Según la fiscalía, el acusado intentó sumarse al grupo EI a principios de año viajando desde Egipto a Turquía con la idea de entrar en Siria, pero las autoridades turcas le negaron el ingreso y lo enviaron de regreso.

Poco después, las autoridades egipcias lo deportaron a Estados Unidos, donde fue detenido y se le secuestró material vinculado con la acusación en su contra, como un ordenador con 180 videos yihadistas e información sobre los puestos fronterizos entre Turquía y Siria.

Pugh, que se convirtió al Islam en 1998, fue empleado como experto en sistema de instrumentos de aviación en la Fuerza Aérea estadounidense y luego trabajó en diversas compañías en su país y en Oriente Medio. Vivió un año en el exterior antes de ser arrestado.

La detención de Pugh es la cuarta en las últimas semanas en Nueva York vinculada con el EI.

El pasado 25 de febrero tres hombres residentes en Nueva York fueron arrestados al ser acusados de apoyar al EI y, dos de ellos, de querer unirse a los yihadistas en Siria.

Los tres individuos, Abdurasul Hasanovich Juraboev (24 años) y Abror Habibov (30), oriundos de Uzbekistán, y Akhror Saidakhmetov (19), de Kazajistán, se declararon no culpables el viernes pasado.

El gobierno estadounidense estimó recientemente en 20,000 el número de combatientes que viajaron a Siria procedentes de 90 países. Al menos 3,400 de ellos serían ciudadanos de naciones occidentales.

  Comentarios