Estados Unidos

Mujer cubana muere en los brazos de su esposo por 55 años en incendios de California

Carmen y Armando Berriz se conocieron siendo adolescentes en Cuba.
Carmen y Armando Berriz se conocieron siendo adolescentes en Cuba.

Las vacaciones anuales de una familia cubana acabaron en tragedia y luto debido a los incendios forestales que han consumido más de 200,000 acres en el norte de California.

Carmen Berriz, de 75 años, murió en los brazos de su esposo por 55 años después de haber pasado la noche en una piscina para escapar de los sofocantes vientos, el humo y las cenizas luego que las llamas alcanzaran la zona e incendiaran la casa vacacional en la que se estaban quedando con una de sus hijas al norte de la ciudad de Santa Rosa.

Durante el incidente, el esposo, Armando Berriz, de 76 años sufrió quemaduras de segundo grado, pero se encuentra en buen estado de salud.

Carmen y Armando se conocieron en su natal Cuba cuando tenían 12 y 13 años, respectivamente. Fue amor a primera vista, según dijo la familia en declaraciones al San Francisco Gate.

Ambos emigraron a Estados Unidos de forma separada durante la década de los 50, manteniendo comunicación a través de cartas y llamadas telefónicas.

La pareja se terminó casando en La Pequeña Habana, en Miami, en 1962 y al día siguiente se fueron a California donde se establecieron y tuvieron tres hijos: Mónica, Carmen y Armando.

Como solían hacer todos los años, Carmen y Armando Berriz estaban de vacaciones con su una de sus hijas, su yerno y su nieta para disfrutar en familia de un retardado Día del Padre y Día de la Madre.

ParejaBerriz
Carmen y Armando Berriz se casaron en 1962 en La Pequeña Habana, Miami. Cortesía

“Esa tarde-noche, estábamos jugando y estuvimos en la piscina de 10:30 p.m. a 11 p.m.”, dijo su hija Mónica Berriz Ocon a NBC. Agregó que en ese momento no había ningún indicio de un incendio en las cercanías.

Pero a eso de las 1 de la mañana, Luis Ocón, el yerno, se despertó y olió humo. Cuando miró por la ventana, vio llamas en el frente de la vivienda.

Ocón alertó a toda la familia que salió huyendo en sus tres vehículos. “Literalmente pasó en un minuto. Procedí a despertar a mi hija, le dije que se levantara. Ella tuvo el tiempo suficiente para agarrar una toalla para cubrirse y todos nos subimos a nuestros autos”, dijo Mónica Berriz Ocón.

Carmen y Armando estaban en el tercer y último vehículo de la caravana. Supuestamente se separaron de los demás porque ramas de árboles en llamas se cayeron al piso, bloqueando la carretera.

Al no tener salida ni encontrar otra ruta, la pareja volvió a la casa vacacional y decidieron saltar dentro de la piscina.

Se estima que la pareja estuvo entre cinco y seis horas en la piscina, intentando estar sumergidos la mayor parte del tiempo.

Mientras los padres estaban en la piscina, la hija de la pareja y su esposo intentaron regresar a buscarlos (después de haber dejado a la hija en casa de unos amigos) pero contaron que no lograron ir muy lejos porque todo estaba cubierto de llamas. En esas andanzas, se encontraron con un bombero que prometió buscar a Carmen y Armando Berriz y los instó a salir de la zona.

La pareja entonces se dedicó a visitar centros de evacuación y hospitales, hasta que a las 9 a.m. el bombero los llamó al celular para decirles que fueran de inmediato al hospital Santa Rosa Memorial.

“Mi madre luchó mucho”, dijo la hija a NBC.”No tenía la resistencia que tenía mi padre, y estuvieron juntos todo el tiempo. Poco a poco perdió fuerza... murió en paz en los brazos de mi padre”.

Carmen Berriz trabajó durante 26 años en la aerolínea United hasta que se jubiló. Desde entonces, la pareja se había dedicado a viajar por el mundo, visitando este año Islandia, Vietnam y Cambodia.

Hasta el momento, se estima que los incendios en Califonia han dejado 41 muertos, han destruido 5,500 casas y han desplazado a más de 100,000 personas.

Siga a Johanna A. Alvarez en Twitter: @jalvarez8.

  Comentarios