Estados Unidos

Logran acuerdo para el pago a las aseguradoras

El senador Lamar Alexander, Republicano por Tennessee, a la izquierda, junto al senador republicano por Dakota del Sur Mike Rounds, hablan con los periodista el martes en el Capitolio de Washington.
El senador Lamar Alexander, Republicano por Tennessee, a la izquierda, junto al senador republicano por Dakota del Sur Mike Rounds, hablan con los periodista el martes en el Capitolio de Washington. AP

Importantes senadores estadounidenses anunciaron el martes un acuerdo bipartidista para reanudar los pagos federales a las aseguradoras de gastos médicos, los cuales fueron suspendidos la semana pasada por el presidente Donald Trump. Las aseguradoras habían advertido que si el dinero no era restaurado con prontitud, las primas subirían.

En la Casa Blanca, el presidente habló favorablemente del acuerdo, que no obstante casi seguramente enfrentará oposición en el Congreso.

El acuerdo incluiría una extensión por dos años de los pagos federales a las aseguradoras, dijo el senador republicano Lamar Alexander.

Las aseguradoras han advertido que, a menos que el dinero sea restaurado pronto, se elevarán las primas para las personas que compran pólizas individuales y, en algunos casos, las aseguradoras tendrán que dejar ciertos mercados.

Alexander y la senadora demócrata Patty Murray han estado trabajando durante semanas en una reforma de salud, apartados de los reiterados e infructuosos esfuerzos de líderes republicanos de desmantelar la ley de salud de Barack Obama.

Al salir de un almuerzo de trabajo de republicanos el martes, Alexander dijo: “La senadora Murray y yo tenemos un acuerdo”, y añadió que a Trump “le gusta la idea”.

Aunque el acuerdo es un logro, los senadores tienen que conseguir aún el respaldo de sus colegas republicanos y demócratas. El líder de la mayoría republicana Mitch McConnell no indicó sus intenciones, mientras que el demócrata Charles Schummer, líder de la minoría en el Senado, elogió el acuerdo y lo describió como un paso que proveerá estabilidad en los mercados de seguros médicos a corto plazo.

Murray saludó el acuerdo y dijo que “cuando republicanos y demócratas tomamos tiempo… podemos realmente lograr resultados” para el pueblo estadounidense.

En comentarios breves en la Casa Blanca, Trump expresó su respaldo.

“Es una solución a corto plazo para no tener este pequeño período peligroso”, dijo.

Murray y Alexander comenzaron a hablar sobre la extensión de los pagos hace meses, cuando Trump estaba amenazando frecuentemente con suspenderlos. Ambos dijeron que estaban cerca de un acuerdo, pero los líderes republicanos frenaron esa gestión en septiembre cuando el Senado volvió a debatir una propuesta republicana para anular la ley de Obama. Ese esfuerzo fracasó, como lo hizo uno previo en julio.

La suspensión de los pagos y las preocupaciones sobre su impacto han galvanizado a legisladores en ambos partidos para tomar medidas que lo impidan. Aun así, la fuerte oposición de legisladores conservadores significa que la suerte del acuerdo es incierta.

La suspensión de pagos de Trump y las preocupaciones por su impacto han galvanizado a los legisladores de ambas partes para tomar medidas para evitarlo.

Aun así, la fuerte oposición de algunos conservadores significa que el destino de un compromiso en el Congreso sería incierto. Por su parte, los demócratas creen que los republicanos que tienen el control de Washington serán culpados por los votantes por futuros problemas de salud y son renuentes a inclinarse demasiado hacia las demandas del Partido Republicano para abrir lagunas en la ley de Obama.

Alexander dijo que dos veces en los últimos días Trump lo instó a llegar a un acuerdo con Murray.

“Dice que no quiere que las personas resulten perjudicadas en este intervalo”, dijo Alexander, una referencia al deseo de Trump de revisar el esfuerzo para eliminar el estatuto de Obama el próximo año.

Trump repitió su sombría evaluación de una ley que amplió la cobertura de salud a 20 millones de personas y obligó a las aseguradoras a cubrir servicios específicos y limitar los costos, pero también ha visto aumentos en las primas y competencia limitada en algunas regiones.

“El Obamacare está prácticamente muerto. En el mejor de los casos, podría decir que está en sus últimas etapas. Las primas están pasando por el techo. Los deducibles son tan altos que las personas no pueden usarlo. Obamacare es una desgracia para nuestra nación y estamos resolviendo el problema de Obamacare”, dijo a los periodistas en la Oficina Oval.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, dijo que la suspensión de los pagos por parte de Trump “demostró que está dispuesto a llevar una bola de demolición a la salud de nuestra nación en aras de la política”. Dijo que apoyó el Congreso para un acuerdo entre Alexander y Murray mostraría que los legisladores no tienen “ninguna intención de seguir el sabotaje imprudente del presidente Trump sobre la ley de atención médica de la nación”.

En la revisión general de Obama 2010, el gobierno debe pagarle a las aseguradoras para reducir los gastos del bolsillo de los pacientes de bajos ingresos.

Un juez federal dictaminó que el Congreso no había aprobado legalmente los pagos, pero Obama –e ​​inicialmente Trump– continuó de todos modos. Trump los detuvo la semana pasada, aunque las aseguradoras deben seguir reduciendo los costos en los que incurren los consumidores de bajos ingresos.

Trump y algunos republicanos consideran los pagos como rescates a los proveedores. Pero los demócratas y algunos republicanos dicen que frenarlos crearía caos en los mercados de seguros.

Las llamadas reducciones de costos compartidos cuestan alrededor de $7,000 millones este año y reducen los gastos como copagos y deducibles para más de 6 millones de personas.

  Comentarios