Estados Unidos

La crisis toca a la puerta de los asilos

Los hogares de ancianos de Estados Unidos están a punto de tener que despedir empleados, reducir servicios y posiblemente cerrar sus puertas debido a una peligrosa confluencia de factores como la recesión y grandes reducciones de gastos de los gobiernos federal y estatales, según expertos del sector.

Un ajuste de tarifas del Medicare que reduce unos $16,000 millones a la financiación de hogares de ancianos durante los próximos 10 años fue aplicado a fines de la semana pasada por parte del Centro de Servicio de Medicare y Medicaid, lo que se suma a reducciones a nivel estatal y a una escasez de fondos que ya afectaba seriamente al sector.

El Congreso debate una reducción de miles de millones más a los fondos de Medicare como parte de la reforma del sistema de servicios médicos.

Si se suma todo esto, el sector de hogares de ancianos se encamina a una crisis, afirmaron ejecutivos del sector.

"Anticipamos la posibilidad de que hogares de ancianos tengan que cerrar'', indicó David Hebert, vicepresidente de la Asociación de Servicios de Salud de Estados Unidos (AHCA). "Puedo decir con seguridad que tendremos que cesantear empleados''.

La crisis de fondos ocurre en momentos que los nacidos en la posguerra se acercan cada vez más al momento de necesitar de hogares de ancianos. Los 16,000 hogares de ancianos del país albergaron el año pasado a 1.85 millones de personas, en comparación con 1.79 millones en el 2007, según cifras de la Oficina del Censo.

En lo que va de este año 24 estados han reducido los fondos para los hogares de ancianos y otros servicios necesarios para personas de bajos ingresos mayores o discapacitados, según el Centro de Prioridades de Presupuesto y Política, una firma de investigación sin fines de lucro con sede en Washington.

Algunos establecimientos ya han cerrado debido a problemas financieros, como cuatro en Connecticut, y otros han cesanteado a trabajadores debido a lo que ejecutivos del sector califican de tarifas inadecuadas de reembolso del Medicaid. Las reducciones en el Medicare son muy preocupantes, afirman, porque los reembolsos del Medicare, que son más elevados, se han usado para compensar los bajos pagos del Medicaid.

En Griswold, Connecticut, el único hogar de ancianos de la comunidad cerró hace meses debido al aumento de los costos y la imposibilidad de pagar $4.9 millones en renovaciones necesarias para el centro de 90 camas.

"Una mujer de 92 años gritaba ‘esta es mi casa' mientras la sacaban del local y la colocaban en una ambulancia' '', relató Philip Anthony, concejal de Griswold. Su madre, de 88 años, residía en el mismo hogar de ancianos.

Anthony encontró un nuevo hogar para su madre, pero murió de neumonía antes que el Centro de Salud y Rehabilitación de Griswold cerrara esta primavera.

"El golpe de un cierre repentino y deliberado te descorazona'', señaló Anthony.

M. Jodi Rell, gobernadora de Connecticut, y los legisladores estatales no aumentaron los pagos del Medicaid a los hogares de ancianos del estado el año fiscal pasado y no los aumentarán durante los próximos dos años.

El hogar de ancianos de Griswold fue uno de cuatro en el estado que han cerrado desde diciembre a causa de problemas financieros, amplió Deborah Chernoff, vocera del Distrito 1199 del Sindicato de Trabajadores de la Salud de Nueva Inglaterra en Connecticut, que representa a más de 20,000 trabajadores de la salud en el estado.

"Estamos al borde de lo que podría ser el colapso del sistema de cuidados médicos a largo plazo'', sentenció.

Chernoff afirmó que muchos de los aproximadamente 240 hogares de ancianos de Connecticut han reducido las horas de trabajo de sus empleados para enfrentar sus problemas financieros y dos ya se han declarado en quiebra.

En el resto del país, también este año:

* El Fondo de Cine y Televisión dijo en enero que cerraría, debido a pérdidas financieras, un hospital y hogar de ancianos en Woodland Hills, California, creado para cuidar a actores y otros trabajadores de la industria del entretenimiento.

* El Centro Médico Westchester, en los suburbios de Nueva York, informó que cerraría un hogar de ancianos y eliminaría 400 empleos para enfrentar las reducciones de fondos del Medicaid y otras entidades.

* El hogar de ancianos Centro de Salud Dove en Glendale, Wisconsin, cerca de Milwaukee, cerró este verano debido a exceso de deudas.

* Los reembolsos de Medicaid a los hogares de ancianos fueron reducidos el verano en Rhode Island (5 por ciento), Michigan (4 por ciento) y Florida (3 por ciento).

* Legisladores del estado de Washington redujeron los fondos a los hogares de ancianos en $93 millones durante los próximos dos años fiscales.

Gary Weeks, director ejecutivo de la Asociación de Servicios de Salud de Washington, dijo que algunos de los 400 hogares de ancianos y de asistencia de la organización han cesanteado trabajadores. Algunos no sobrevivirán a la crisis, afirmó.

A pedido de la Asociación de Weeks, un juez federal emitió en julio una orden de restricción temporal para prohibir las reducciones, porque las autoridades estatales no realizaron el análisis obligatorio de cómo afectarían los servicios de salud y el acceso a ellos.

"Todo el mundo está afectado, pero está claro que hay una crisis en los cuidados a largo plazo'', indicó Weeks.

"Verán que algunos van a tener que cerrar'', apuntó. "Algunos buscarán más pacientes del Medicare, que paga más que el Medicaid''.

En Washington, D.C., el sector se está resistiendo al plan del presidente Barack Obama de financiar la reforma de los servicios de salud con una reducción en los gastos del Medicaid y el Medicare. Obama planea reducir $313,000 millones a ambos programas en 10 años.

No está claro cómo esas reducciones afectarían a los hogares de ancianos.

Un estudio de la Universidad de Pittsburgh concluyó hace varios meses que casi 1,800 hogares de ancianos de todo el país cerraron entre 1999 y el 2005, alrededor del 2 por ciento cada año.

Uno de los autores del estudio, Nick Castle, profesor de Política y Administración de Servicios de Salud, afirmó que el índice de cierres anuales está aumentando por razones como los bajos pagos del Medicaid y el programa de ofrecer más servicios a domicilio.

"Esto ha chocado recientemente con el hecho que los presupuestos estatales están en tan mal estado que han empezado a hacer reducciones en todas las áreas'', indicó Castle.

El paquete de estímulo federal aprobado en febrero incluye $87,000 millones en fondos del Medicaid para ayudar a los estados. Pero tanto Connecticut como otros estados están usando una laguna jurídica en la ley para desviar los fondos a partes del presupuesto sin relación alguna con la salud, según un estudio del Congreso.

Como promedio, los pagos del Medicaid de los estados a los hogares de ancianos se quedaron cortos en $12 diarios por paciente, casi $4,200 millones, según la AHCA.

En Nueva York, el Sistema Judío Metropolitano de Servicios de Salud cesanteó a unos 200 de sus 1,000 empleados en tres hogares de ancianos de Brooklyn, porque el estado redujo los pagos del Medicaid entre 10 y 14 por ciento, declaró su presidente y director ejecutivo, Eli Feldman.

"Entendemos que hay una recesión/depresión'', subrayó Feldman. "Pero esto no es una reforma del sistema de salud. . . y las principales víctimas son las personas que viven en esos hogares de ancianos. En suma, la Legislatura dice: ‘¿Enfermo y viejo? No nos importa''.

  Comentarios