Estados Unidos

Su instinto maternal la llevó a ‘sacar las garras’ para salvar a su bebé de un ladrón

¡Un buen consejo para los ladrones! Nunca se interpongan entre una madre y su bebé, porque ella luchará como una osa que defiende a sus cachorros en el bosque.

La madre se lanzará al mayor peligro por salvar a su bebé, alentada por un instinto maternal de amor hacia los hijos indiscutible y hasta salvaje.

Es la lección de una valiente madre que luchó contra un ladrón de carros dentro de la cabina de una camioneta en marcha, donde yacía su criatura de dos años.

El intento de robo tuvo lugar en Beremerton, en el estado de Washington, y quedó captado en un video de vigilancia que debe ser parte del currículum de las clases preparatorias para la maternidad.

Divulgado por la Policía de Bremerton, el video muestra a un hombre sin camisa aproximarse al vehículo mientras que la mujer está afuera. El sujeto sube a la camioneta y cierra la puerta. Ella se percata de inmediato y reacciona con iniciativa y destreza, consciente de que la ventana de oportunidad para alcanzar al malhechor es corta.

Raudamente, la mujer corre, abre la puerta y salta al interior de su camioneta. El secuestrado pisa el acelerador e intenta alejarse, pero ella no desprende y continúa resistente el forcejeo, intentando detenerlo, mientras el vehículo sigue en movimiento.

La lucha prosigue durante 30 intensos segundos y culmina cuando el ladrón, quien supuestamente la golpeó en la cara, salta de la cabina y huye.

Según la policía, el ladrón de 24 años intentó robar un segundo automóvil cerca del incidente, pero falló. Luego saltó a la plataforma trasera de otro camión que había parado en un semáforo. Cuando la policía se acercó al vehículo, escapó a una vivienda cercana.

Poco después, se resbaló y cayó al pavimento, lo que permitió a los agentes detenerlo, informaron las autoridades.

La policía sostiene que el sujeto podría haber estado drogado. Cuando los paramédicos intentaron curar sus heridas, presuntamente pateó a uno de los enfermeros en la cara, antes de terminar en la cárcel, temeroso de su peor enemigo: el instinto maternal.

Siga a Daniel Shoer Roth en Facebook y en Twitter: @DanielShoerRoth.

  Comentarios