Estados Unidos

Tras cinco meses sin ejecuciones, preso recibirá inyección letal en Texas

Si nadie lo impide antes, Willie Trottie, un afroamericano de 45 años recién cumplidos, recibirá mañana miércoles una inyección letal en Texas, estado que lleva cinco meses sin ejecuciones tras la polémica suspensión de la última, horas antes de hacerse efectiva.

En 1993, Trottie irrumpió con una pistola en la casa familiar de su expareja, Barbara Canada, de la que tenía una orden de alejamiento, y la mató a ella y a su hermano mayor, Titus, que trató de enfrentar al asesino con otra arma de fuego, según la ficha policial.

Por ese entonces, Trottie tenía 23 años, Barbara 24 y Titus 29.

En una carta publicada recientemente en el Houston Chronicole, Trottie, quien ha pasado media vida en la cárcel, reconoció que asesinó a los Canada en un “arrebato de pasión”, ya que Barbara no había atendido el ultimátum que le había puesto para volver con él.

La defensa de Trottie ha solicitado a una Corte de Apelaciones que suspenda la ejecución, ya que los fármacos de la inyección que tiene previsto usar el Departamento de Justicia Criminal de Texas estarán caducados.

“Existe un riesgo substancial que el uso de fármacos caducados sometan al señor Trottie a una tortura”, dijeron sus abogados.

Por su parte, la institución encargada de las ejecuciones ha defendido que los fármacos no caducan hasta final de mes y que su efectividad ha sido probada.

El último reo ejecutado en Texas fue José Luis Villegas, el pasado 16 de abril, condenado por un triple asesinato, mientras que un mes más tarde, el 13 de mayo, una Corte de Apelaciones suspendió la de Robert Campbell, al considerar que a sus abogados no se les había permitido demostrar la discapacidad intelectual del preso, culpable de violación y asesinato.

Estos meses de impasse han coincidido con la polémica desatada en Estados Unidos sobre los cambios en las sustancias empleadas para la inyección letal y la falta de información respecto a los proveedores de los fármacos.

Si finalmente Trottie recibe la inyección letal, será el octavo ejecutado el Texas en lo que va de 2014 y el número 516 desde que se reinstauró la pena de muerte en Estados Unidos, en 1976.

La ejecución está prevista para las 18.00 (19.00 ET) en Huntsville.

De aquí a final de año el Departamento de Justicia Criminal de Texas tiene previsto ejecutar a otros tres presos que se encuentran en el corredor de la muerte.

El miércoles también está prevista la ejecución en Misuri de Earl Ringo Jr., condenado por robo y doble asesinato en julio de 1998.

  Comentarios