Estados Unidos

EEUU cancela contrato con empresa de seguridad

/

La Oficina de Administración de Personal, una agencia del gobierno estadounidense, cancelará sus contratos con USIS, el principal contratista de seguridad que el mes pasado fue blanco de un ataque cibernético, dijeron funcionarios de esa dependencia, legislativos y de la empresa. La intromisión informática comprometió los archivos personales de hasta 25.000 empleados del gobierno.

Un funcionario de la oficina, conocida como OPM, dijo que autoridades de la misma decidieron no renovar la investigación de antecedentes y apoyo en contratos que realizaba USIS “luego de una cuidadosa y completa revisión”. La OPM supervisa la investigación de antecedentes en las contrataciones que hacen la mayoría de las agencias federales. La fuente indicó que la decisión no impedirá que otras agencias sigan trabajando con la empresa.

El ciberataque a comienzos de agosto contra la red informática de USIS comprometió los archivos de 25,000 empleados del Departamento de Seguridad Nacional y actualmente está investigando el FBI. El funcionario de OPM habló con la condición del anonimato para poder dar detalles de los cambios internos en los contratos. USIS ha dicho que fue blanco de un “ataque patrocinado por el estado”.

Marnee Banks, vocera del senador demócrata Jon Tester, dijo que autoridades de la oficina de personal testificaron en la oficina de Tester que la agencia había decidido cortar su relación con USIS para finales de septiembre. Tester también confirmó la decisión al señalar que: “Esta es una señal bien recibida de que el gobierno federal finalmente está haciendo responsables a los contratistas que se llevan millones del dinero federal y luego no hacen el trabajo para los contribuyentes”.

USIS está al tanto de la decisión anunciada por la oficina de personal el martes por la noche. La agencia notificó a la empresa que sus contratos expirarán el 30 de septiembre.

“Estamos muy decepcionados por la decisión de la OPM, en particular por el excelente trabajo que nuestros 3,000 empleados han hecho con estos contratos”, informó la empresa a través de su portavoz Ellen Davis. “Aunque no estamos de acuerdo con la decisión y la estamos revisando, intentamos cumplir cabalmente con nuestras obligaciones para asegurar una transición ordenada”.

  Comentarios