Estados Unidos

Cerca de 28,500 menores hispanos en sistema de hogares temporales en California

/

El problema se agudiza en el condado de Los Angeles donde el 56 por ciento de los menores que están bajo la responsabilidad de la División de Servicios de Niños y Familias (CFS) son hispanos.
El problema se agudiza en el condado de Los Angeles donde el 56 por ciento de los menores que están bajo la responsabilidad de la División de Servicios de Niños y Familias (CFS) son hispanos. AP

Cerca de 28,500 menores hispanos se encuentran en el sistema de hogares temporales de California, cifra que dobla al cualquier otro grupo racial, según un directivo de la organización Court Appointed for Children Advocates (CASA).

Más del 40 por ciento de los menores están en el condado de Los Angeles.

Además según explicó en entrevista la directora ejecutiva de CASA de Los Angeles, Dilys Tosteson García, el 48 por ciento de los menores que está en el Servicio de Cuidado Temporal de Crianza en California es hispano.

“La realidad es que la mitad de los niños en el sistema son latinos y nuestra organización, que se dedica a entrenar voluntarios para que ayuden estos niños, encuentra que muchas veces hacen falta más voluntarios”, explicó.

El problema se agudiza en el condado de Los Angeles donde el 56 por ciento de los menores que están bajo la responsabilidad de la División de Servicios de Niños y Familias (CFS) son hispanos.

Para que los casos de estos menores avancen adecuadamente es importante que haya un “padrino o madrina”, es decir una persona que esté al tanto de su caso e informando adecuadamente al sistema social y de justicia sobre el menor.

“Lo que hemos aprendido es que cuando hay una persona prestando atención a la situación de un niño, las cosas avanzan mejor. Es así de sencillo y es una solución muy básica”, anotó Tosteson al resaltar la importancia de esta ayuda voluntaria a los menores.

Con motivo de la celebración del Mes de la Herencia Hispana, según hace énfasis la organización, esta oportunidad de voluntariado para ayudar a los menores a que avancen en su proceso y puedan volver a sus hogares o sean adoptados permanentemente por la familia, es una excelente forma de celebrar la cultura y los valores hispanos.

Y al contrario de lo que se podría esperar, los requisitos no son complicados.

Tosteson García explicó que lo más importante para convertirse en voluntario para ayudar a un menor hispano alejado de sus padres, es tener sentido común, la capacidad de compromiso y el poder hablar inglés y español.

“Lo más importante es que la persona tenga sentido común y que esté dispuesta a trabajar con nosotros cuando se le asigne un niño específico”.

La persona se debe comprometer a destinar de 15 a 20 horas al mes, “para hacer seguimiento a la situación del niño, visitarlo una o dos veces al mes y revisar que todas sus necesidades básicas, médicas y de educación estén correctamente atendidas”.

También consiste en acompañarlo a las audiencias ante un juez, que no son frecuentes y para las cuales cuenta con la ayuda de la organización en su página en internet casala.org.

Quien desee ayudar en este noble voluntariado, según señaló la ejecutiva de CASA, debe estar dispuesto a comprometerse a destinar el tiempo mensual durante un período de dos años.

A la persona voluntaria no se le asignan más de dos menores para que realmente pueda hacerles seguimiento, impulsando su proceso hasta lograr una solución satisfactoria.

Un informe presentado hace una semana por el periódico Los Angeles Times, señaló que las autoridades de servicio social de California no están investigando adecuadamente las quejas relacionadas con el sistema de cuidado temporal de crianza.

La investigación realizada con datos del Departamento de Servicios Sociales de California, encontró que de cerca de 1000 quejas presentadas hasta julio del 2014, de ellas 523 tenían más de 180 días sin ser resueltas.

El informe resalta que desde el 2011 las investigaciones han aumentado más de ocho veces. “De hecho, las investigaciones que llevan más de 30 días abiertas han aumentado 125 por ciento , de 2700 a 6100”, aseguró el reporte.

“En Los Angeles hay tantos niños en el sistema, que una vez que los niños están más o menos bien, el sistema se enfoca en aquellos que tienen mayores necesidades y eso lleva a que algunas veces los niños permanezcan años y a veces toda su niñez en un hogar temporal”, recalcó Tosteson García.

Por eso, dijo, que la ayuda de los voluntarios es esencial para que el menor vuelva a tener una vida normal en un hogar.

CASA Los Angeles cuenta con cerca de 500 voluntarios que son padrinos de menores en el sistema de cuidado temporal y en el último año fiscal que terminó en junio, atendió a 840 menores en esa situación.

“Estamos muy esperanzados en que la comunidad hispana, cuando esté más informada, va a responderles a estos niños, porque hay valores de familia que todos compartimos y los tenemos que utilizar en este momento, pues estos niños nos necesitan”, concluyó Tosteson García.

  Comentarios