Estados Unidos

Primero le amputaron las piernas y luego las manos por tener contacto con la saliva de un perro

Greg Manteufel contrajo una bacteria que está presente en algunos de los perros y que le causó un choque séptico.
Greg Manteufel contrajo una bacteria que está presente en algunos de los perros y que le causó un choque séptico. GoFundMe

El simple contacto con la saliva de un perro cambió para siempre la vida de un residente de Milwaukee, Wisconsin, y la de su familia, después que contrajera una inusual infección en la sangre por la que le tuvieron que amputar sus piernas y manos.

El pasado 27 de junio Greg Manteufel empezó a sentirse enfermo: primero tuvo fiebre y luego vómitos, pero pocas horas después empeoró y comenzó a delirar.

El hombre de 48 años fue trasladado de inmediato a un hospital, en donde le informaron a su esposa Dawn Manteufel que atravesaba por un choque séptico (envenenamiento de la sangre) provocado por una bacteria que se transmite por el contacto con la saliva de un perro.

“De alguna manera había contraído la bacteria Capnocytophaga Canimorsus”, explicó Jason Marchand, cercano a la familia Manteufel, en una campaña de recolección de dinero de GoFundMe.

Esta bacteria está presente en más de la mitad de los perros y en algunos gatos y aunque generalmente no representa un riesgo para los humanos, en algunas ocasiones puede traer serias complicaciones como sepsis, que provoca la caída de la presión sanguínea y que disminuya rápidamente la circulación a las extremidades.

Dawn Manteufel le contó al Washington Post que por la sepsis le salieron a su esposo unas manchas de sangre en todo el cuerpo y dijo que aunque los médicos intentaron detener la infección con antibióticos, esta ya había causado la muerte de algunos de sus tejidos y músculos.

Primero le amputaron las piernas y luego las manos, y el daño va mucho más allá.

“Todo su cuerpo y sus tejidos se vieron afectados por la bacteria y la sepsis. Los doctores dicen que su nariz necesitará una cirugía plástica para reconstruirla y otras cirugías más, así como mucho tiempo de recuperación”, dijo Marchand en la campaña de recolección de dinero.

Manteufel dijo en una entrevista con Fox6 que cuando su esposo se enfermó había tenido contacto con unos ocho perros, incluido el que de la pareja, por lo que la bacteria pudo haber sido adquirida por cualquiera de estos animales.

“No podemos entender bien por qué después de compartir con perros durante toda su vida de repente esto sucede”, dijo su esposa.

Mientras Manteufel permanece hospitalizado en un hospital de Winsconsin, sus amigos buscan recolectar $100,000 para su recuperación.

“Greg ha mantenido la cabeza en alto y está tomando todas las noticias como una bestia. Él está muy agradecido de estar vivo y está tomando un día a la vez”, dice su familia.


Siga a Catalina Ruiz Parra en Twitter: @catalinaruiz.
  Comentarios