Estados Unidos

Los casos de Manafort y Cohen alientan la investigación de Mueller en EEUU

Esta combinación de imágenes creadas el 22 de agosto de 2018 muestra imágenes recientes de Michael Cohen (L), ex abogado personal del presidente estadounidense Donald Trump, el presidente estadounidense Donald Trump (C) y ex gerente de campaña de Trump Paul Manafort.
Esta combinación de imágenes creadas el 22 de agosto de 2018 muestra imágenes recientes de Michael Cohen (L), ex abogado personal del presidente estadounidense Donald Trump, el presidente estadounidense Donald Trump (C) y ex gerente de campaña de Trump Paul Manafort. AFP/Getty Images

La condena del ex jefe de campaña del presidente Donald Trump y la declaración de culpabilidad de su ex abogado personal el martes llevaron alivio al fiscal especial Robert Mueller, cada vez más presionado políticamente para terminar su investigación sobre la presunta injerencia rusa en la campaña electoral de 2016, que ya lleva 15 meses.

Los casos de Paul Manafort y Michael Cohen no pondrán fin a la cruzada de Trump contra la pesquisa de Mueller, a la que califica de “cacería de brujas”, en un furioso esfuerzo destinado a socavar cualquier intento por llevarlo a juicio.


Pero los expertos dicen que cada victoria cuenta para el fiscal especial, quien gracias a su creciente historial de éxitos aumenta el chance de asegurar la cooperación de futuros testigos.

Con unas elecciones legislativas cruciales que se avecinan en noviembre, Trump está desesperado por convencer a los votantes de que la investigación tiene prejuicios políticos, con la esperanza de proteger a la mayoría republicana tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes.


Su primera reacción a los resultados de ambos casos judiciales el martes fue insistir una vez más en que no hay base para la investigación de Mueller.

“No me involucra… No tiene nada que ver con la colusión rusa. Continuamos con la cacería de brujas”, dijo Trump.

El mandatario volvió a expresarse al respecto este miércoles a través de Twitter, donde fustigó a Cohen y elogió a Manafort.

Mientras aseguró que su ex abogado había “inventado los hechos con el fin de obtener un acuerdo” de negociación para reducir su pena, escribió que sentía “un gran respeto por un hombre valiente” al referirse a su ex jefe de campaña.

Batalla cuesta arriba

Mueller tiene una batalla cuesta arriba para demostrar las acusaciones de que la campaña de Trump coludió con Rusia durante las elecciones de 2016, y que el mandatario ha intentado obstaculizar su investigación.

En el caso de Manafort, el primero que el equipo de Mueller ha enviado a juicio, un jurado encontró al ex jefe de campaña de Trump culpable de ocho cargos de evasión fiscal, fraude bancario y omisión de declarar cuentas en el extranjero.

Si bien la evidencia era sólida, el caso se centró en transacciones de Manafort separadas de la campaña de 2016 y no directamente relacionadas con Rusia.

El caso de Cohen tampoco tenía un ángulo de colusión rusa.

Cohen se declaró culpable de fraude bancario y fiscal en su negocio personal, y de violaciones de financiamiento de campaña relacionadas con pagos ocultos a dos supuestas ex amantes de Trump.

En ese último cargo, implicó al presidente en un delito, declarando que el propio Trump ordenó los pagos para influir en el resultado de las elecciones.

Aunque no se relacionen con una colusión, ambos casos subrayaron que Mueller no va tras cargos superficiales, como afirman sus críticos.

“La condena de Manafort demuestra que la investigación de Mueller está lejos de ser una cacería de brujas”, dijo el congresista demócrata Adam Schiff.

“También muestra que la campaña y administración (de Trump) estuvieron plagadas de personas con un historial de negocios sin escrúpulos y con vínculos con intereses extranjeros”, agregó.

Moverse rápido

Ambos casos demostraron que Mueller, un taciturno ex director del FBI de 74 años, está trabajando de manera rápida y eficiente. Desde que fue nombrado en mayo de 2017, no ha hecho comentarios públicos sobre el progreso de su investigación ni ha respondido a los ataques casi diarios del presidente.

Pero ha imputado a 33 individuos, 25 de ellos rusos, y a tres compañías.

Cinco han negociado declaraciones de culpabilidad por cargos reducidos, incluido el ex asesor de seguridad nacional de Trump Michael Flynn; el ex vicejefe de campaña y ayudante de Manafort Richard Gates; y el ex asesor de política exterior George Papadopoulos.

En comparación, el fiscal especial Ken Starr tardó cuatro años en presentar una acusación contra el presidente Bill Clinton en los años 90.

Michael German, ex agente del FBI ahora en el Brennan Center for Justice, dijo que el veredicto de culpabilidad en el juicio de Manafort fue un importante paso adelante para Mueller.

“Cada victoria es importante para el fruto final de la investigación”, señaló.

“Es más fácil obtener la cooperación de los testigos o asegurar declaraciones de culpabilidad si se está buscando establecer un registro de éxito. Pone más presión sobre las personas para que cooperen con la investigación”, añadió.

Presión de la Casa Blanca

Aun así, la Casa Blanca dice que Mueller está siendo muy lento.

“Creo que hemos sido muy claros en que no solo nosotros, sino todos los estadounidenses, queremos que esto termine”, declaró la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, la semana pasada.

El ex fiscal federal Renato Mariotti dice que hay una amenaza constante e implícita de parte de Trump de terminar sumariamente la investigación, incluso aunque eso desataría una crisis constitucional.

“Mueller tiene que estar preocupado acerca de si se le permitirá terminar su investigación”, apuntó.

  Comentarios