Estados Unidos

Los puertorriqueños que huyeron del huracán María no van a decidir las elecciones estatales de la Florida

Un huracán que tocó tierra a mil millas de Miami sacudió el ecosistema político de la Florida hace un año.

Tanto demócratas como republicanos viajaron numerosas veces a Puerto Rico en busca de apoyo de político de la isla y produjeron anuncios de televisión en español que llegaron hasta San Juan.

Pero cuando falta una semana para las elecciones del 6 de noviembre, no hay muchas pruebas de que los puertorriqueños que se mudaron a la Florida después del paso del huracán María terminen decidiendo carreras estatales clave como a la gobernación y el Senado federal, en que los republicanos Ron DeSantis y Rick Scott están postulados contra los demócratas Andrew Gillum y Bill Nelson.

Aunque los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses que pueden votar inmediatamente que lleguen a territorio continental, operativos de ambos partidos reconocen que es un es un gran reto y una inversión fuerte de dinero escaso hacer que voten personas preocupadas principalmente por encontrar vivienda, empleo y transporte estable.

Menos de 8,500 demócratas y republicanos inscritos antes de la primaria del 2018 entregaron teléfonos con códigos de área de Puerto Rico, lo que les da la capacidad de votar en las primarias, aunque la mayoría de los puertorriqueños se inscriben como independientes. De cara a los comicios del 6 de noviembre, los puertorriqueños representan aproximadamente el 0.8 por ciento de los 2.2 millones de hispanos que pueden votar en noviembre.

AFP_UU466
Cristina Sánchez, de 43 años, sale del Centro de Recepción para refugiados puertorriqueños establecido en el Aeropuerto Internacional de Orlando tras obtener información sobre asistencia en Orlando, Florida, el 30 de noviembre del 2017. RICARDO ARDUENGO AFP/Getty Images

Es posible que los puertorriqueños recién llegados obtuvieron un número telefónico de la Florida, pero la liberación más reciente de los registros electorales estatales no ofrece ninguna señal de que los puertorriqueños recién llegados desplazarán a los cubanoamericanos en el sur de la Florida ni a los puertorriqueños que ya vivían en la Florida como los dos mayores y más importantes subgrupos hispanos del estado. Un estudio reciente de la Universidad de la Florida sugiere que entre 30,000 y 50,000 puertorriqueños se asentaron en la Florida después del huracán María, menos que los estimados anteriores de 200,000 o más.

“Los puertorriqueños recién llegados se han centrado en establecerse en la comunidad, tratando de encontrar empleo, enviar sus hijos a la escuela y transferir sus licencias profesionales. No se han preocupado mucho por las elecciones”, dijo Wadi Gaitán, ex portavoz del Partido Republicano de la Florida que trabaja ahora para la Iniciativa LIBRE, un grupo conservador de participación electoral dirigido a los hispanos, respaldado por los hermanos Koch. “Ellos no ven la elección como la solución a los retos que enfrentan en este momento”.

Puerto Rico
El senador Bill Nelson, demócrata por Florida, escucha a algunos puertorriqueños que viven en ese estado después del paso del huracán María pasara por la isla. Joe Burbank AP

En su lugar, la competencia por el voto hispano en la Florida se decidirá por lo bien que los republicanos puedan motivar a su base cubana en Miami y controlar pérdidas en la región central de la Florida, donde viven muchos puertorriqueños. Para los demócratas, el cálculo es exactamente lo opuesto, aunque el partido estatal ha invertido recursos en electores hispanos fuera de las grandes zonas urbanas para fortalecer la competitividad del partido y ayudar a Gillum y a Nelson en zonas dominadas por los republicanos. En la Florida viven más de 1.4 millones de cubanos y más de 1.1 millones de puertorriqueños.

“También hay grupos grandes de los que nuestro partido no se preocupa”, dijo Juan Peñalosa, director ejecutivo del Partido Demócrata de Florida, quien lidera los esfuerzos de participación del partido entre los hispanos. “Son personas que viven en zonas rurales tradicionalmente demócratas. Lakeland tiene una de las poblaciones hispanas de mayor crecimiento en el Condado Polk. Hay trabajadores agrícolas en Glades y Hendry. Estas son zonas que quedan fuera de las áreas demócratas más tradicionales”.

AFP_UU464
Personas obtienen información en el Centro de Recepción para Refugiados Puertorriqueños establecido en el Aeropuerto Internacional de Orlando en Orlando, Florida, el 30 de noviembre de 2017. RICARDO ARDUENGO AFP/Getty Images

Los republicanos están convencidos de que su base cubanoamericana está energizada para elegir a Scott y a DeSantis, y aproximadamente 29 por ciento de los republicanos hispanos de Miami-Dade votaron en la primaria de agosto, una participación 10 por ciento mayor que la mayor participación demócrata en la primaria en los mayores condados de la Florida. La compañera de boleta de DeSantis es la representante estatal cubanoamericana Jeanette Núñez, republicana por Miami, y los tres titulares cubanoamericanos al Congreso enfrentan carreras competitivas de reelección, otro factor que pudiera motivar a más republicanos a votar en el sur de la Florida.

“Los republicanos tienen que mantener el 60 por ciento del voto cubanoamericano en el sur de la Florida y además evitar que los demócratas ganen el 75 por ciento del voto de todos los demás hispanos”, dijo Jorge Bonilla, puertorriqueño republicano y presentador de noticias que se postuló al Congreso en el 2014. “Una buena parte del resto irá a parar a los puertorriqueños”.

Los republicanos, y Scott en particular, han hecho de cortejar a los puertorriqueños una parte clave de su ciclo electoral. Scott ha visitado Puerto Rico ocho veces desde el paso de María por la isla, ha gastado millones en anuncios en la televisión en español para fortalecer su ya conocido nombre entre los boricuas.

Los dos partidos se apresuran a alabar a sus organizadores, tanto pagados como voluntarios, en comunidades hispanas en todo el estado. Los republicanos tienen 19 empleados hispanos en todo el estado y los demócratas han contratado a más de 70 organizadores hispanos. Los dos partidos contratan a voluntarios y organizadores que ya tienen lazos con las comunidades que cubren, en vez de traer personas de fuera de esas zonas.

“Queríamos invertir desde temprano en personal en el terreno, no solamente en Miami-Dade y Orange, sino también en Polk, Osceola y Seminole”, dijo Peñalosa, quien agregó que el partido estatal ha dado prioridad a esfuerzos organizativos en áreas donde grupos que trabajan para impulsar a candidatos demócratas no tienen mucha presencia.

Sp_Florida Scott Maria
El gobernador de la Florida, Rick Scott, junto a los suministros donados a Puerto Rico durante una visita con voluntarios del Condado Osceola que asistían en las labores de asistencia a raíz del paso del huracán María por la isla, en Kissimmee, el 27 de septiembre del 2017. Joe Burbank AP / Orlando Sentinel

Y los demócratas no están haciendo énfasis en mensajes contra Trump ni machacando a los hispanos de Florida con las políticas de inmigración del gobierno, sin que se han centrado en la economía y los servicios médicos. Las aseveraciones falsas de Trump de que los demócratas fabricaron el alto saldo de fallecidos en Puerto Rico tras el huracán para hacerle daño al presidente obligó políticamente a Scott y a DeSantis a distanciarse de los comentarios de Trump después de pasar varios meses cortejando a los electores puertorriqueños.

“Sin tomar en cuenta a Trump, el partido ha hecho un trabajo mucho mejor de reconocer el voto puertorriqueños”, dijo Bonilla. “Veo un esfuerzo republicano que antes no estaba ahí”.

Bonilla dijo que algunos grupos que trabajan para elegir candidatos demócratas han trabajado para inscribir electores puertorriqueños, pero que otros malgastan recursos organizando actividades como protestar contra Trump en Mar-a-Lago en vez de tratar de hacer algo por inscribir a más electores puertorriqueños. Bonilla agregó que una parte del electorado puertorriqueño en la Florida se siente atraída al Partido Republicano debido a asuntos como las opciones escolares, el aborto y la ley y el orden. Hay puertorriqueños republicanos en cargos públicos, como el representante estatal Bob Cortés, presidente del comité de participación electoral entre puertorriqueños de DeSantis.

Uno de cada 6 demócratas hispanos votó en la primaria del 2018, mientras que aproximadamente 1 de cada 4 republicanos hispanos votó en la primaria, según un análisis del Miami Herald de registros electorales estatales. En comparación, 1 de cada 4 electores negros votó en la primaria, lo que llevó a Gillum a una victoria inesperada en la carrera por la gobernación.

Pero mientras los republicanos invierten en territorio demócrata en el centro de la Florida, los demócratas hacen lo mismo en partes de Miami-Dade.

Andrea Mercado, directora ejecutiva de la organización New Florida Majority, que dice “trabajar para aumentar el voto y el poder político de grupos marginados y excluidos”, dijo que la carrera por la gobernación entre Gillum y DeSantis ha energizado particularmente a los hispanos y comunidades de minorías en el sur de la Florida. El grupo organizó una marcha de 100 mujeres hispanas en el downtown de Miami y fue a votar en una “chiva” el fin de semana en un “esfuerzo de participación estilo colombiano” en Hialeah.

“Creo que estamos viendo a mucha gente energizada y movilizada por la campaña de Andrew Gillum”, dijo Mercado. “A final de cuentas, Gillum tiene una plataforma que nos beneficia a todos”.

Y los demócratas nacionales han ayudado a financiar anuncios en español en todo el estado para contrarrestar la bien financiada campaña de Scott y dar un impulso a Nelson.

“Creo que aprendimos lecciones del 2014 y el 2016”, dijo Peñalosa. “Aprendimos que no podemos ignorar a los electores y tenemos que hablarles a través de muchas voces diferentes, y tenemos que hacer un esfuerzo por ganarnos su voto. No podemos suponer que los electores hispanos van a votar por nosotros porque no somos tan malos como otros, tenemos que darles una razón para votar”.

Alex Daugherty, @alextdaugherty, 202-383-6049
  Comentarios