Estados Unidos

¿Gracias por compartir? Políticos de EEUU muestran su intimidad en las redes

Por Michael Mathes AFP

Beto O’Rourke en una foto de archivo del 5 de noviembre de 2018.
Beto O’Rourke en una foto de archivo del 5 de noviembre de 2018. AP

En Instagram, el ex congresista Beto O’Rourke postea una cita con su dentista y la senadora Elizabeth Warren toma una cerveza, mientras el senador Cory Blooker envía videos selfis por Snapchat. Como numerosos políticos estadounidenses, se exponen en las redes sociales para impulsar sus ambiciones electorales.

Podrán o no postularse a la presidencia en 2020, pero todos están unidos por un muy intenso uso de las redes sociales para mostrarse a nivel nacional, ser más atractivos para los nuevos votantes y recolectar donaciones por millones de dólares.

Ese abordaje de la política, que expone desmesuradamente sus vidas privadas en la web, es audaz y promisorio pero entraña algunos peligros.

Una joven generación de legisladoras demócratas, y unos pocos veteranos astutos, apuestan a una nueva estrategia en las redes sociales con la esperanza de que ellas los ayuden a derribar al presidente Donald Trump.

La actual era digital es muy reveladora y muchos legisladores la abrazan aún cuando implica riesgos.

Alexandria Ocasio-Cortez trabajaba como mesera hace un año, pero ahora, como nueva congresista demócrata, la neoyorquina de 29 años tiene 2,3 millones de seguidores en Twitter y 1,7 millones en la plataforma para compartir fotos y videos Instagram.

Aunque publica en sus redes sobre política, también comparte videos de ella bailando o cocinando macarrones con queso.

A primera vista, son solo pinceladas de la vida diaria de la legisladora, conocida también como AOC.

Pero ella y otros políticos están haciendo una gran apuesta al mostrar sus vidas ante miles o incluso millones de espectadores. Una que podría marcar la diferencia para quienes compitan por la presidencia en 2020.

“Si no estás… haciendo una apuesta seria en línea, probablemente no tienes ninguna oportunidad en las primarias demócratas”, dijo Adam Parkhomenko, un consultor que trabajó con la candidata presidencial Hillary Clinton en 2016.

“Es probablemente lo más importante que una campaña puede hacer”, aseguró a la AFP.

- Marca personal -

La promoción de una marca personal en línea está siendo adoptada por muchos políticos, especialmente por quienes alcanzaron la mayoría de edad en el siglo XXI y reconocen su importancia.

“La están usando para divulgar su mensaje, y funciona”, dijo Parkhomenko.

La idea de que la publicación de contenido no presidencialista es tabú para los candidatos a la Casa Blanca es casi trivial hoy en día. Trump mismo es famoso por llevar hasta el límite de lo políticamente incorrecto lo que comparte en su plataforma favorita, Twitter.

“Las cosas han cambiado mucho en los últimos dos o tres años”, dijo Parkhomenko. “Quieres apoyar a alguien con quien te puedas identificar”, aunque eso signifique verlos comprar, trotar, conducir por su distrito o visitar al médico.

Por ejemplo, la visita de O’Rourke a una dentista en su ciudad de El Paso, Texas, cerca de la frontera entre México y Estados Unidos, generó una avalancha de reacciones en la red.

Beto.jpg
Beto O’Rourke publicó una foto de su visita al dentista. Toma de pantalla de la cuenta de Andrew Kaczynski Instagram

“Aquí estoy con Diana, mi dentista”, dice el político para introducir el video en Instagram, donde tiene 760,000 seguidores.

El video muestra a O’Rourke, de 46 años, con un babero protector de color verde mientra la dentista saca de su boca el instrumento que acaba de usar para limpiar sus dientes.

“Incluso para mi, esto es demasiado Instagram”, se quejó un usuario.

O’Rourke seguramente lo hizo para fortalecer su imagen, pero la visita también hizo surgir el asunto de la cobertura odontológica.

“Más vale que Beto tenga una respuesta ahora sobre el tema de la cobertura dental”, dijo el profesor de comunicaciones de la American University Scott Talan.

- ¿Cuánto es demasiado? -

Los legisladores no siempre han sido tan abiertos, pero Talan explica que una nueva generación de usuarios de Instagram y Twitter en el Congreso está mostrando su vida más que nunca.

Millones de usuarios estadounidenses que nunca se desconectan de sus pantallas, deben esperar entonces más clips sobre la vida diaria de aquellos con aspiraciones presidenciales, advierte.

Pero la transparencia es una ilusión y existe el riesgo latente de parecer inauténticos.

Cuando Warren, de 69 años, publicó un video en el que se mostraba bebiendo abrió las puertas al debate.

elizabeth-warren.jpg
Elizabeth Warren Instagram

“Aquí es cuando surgen serias preguntas sobre… políticos extralimitándose”, dijo Talan. “Incluso abrir una cerveza en Instagram tiene riesgos y puede parecer inauténtico”, siguió.

Pero Instagram pertenece a Facebook, conocida por recolectar y analizar los datos sobre los abonados de estos políticos. Y aunque el video de O’Rourke haga rechinar los dientes, también podría ayudar a su campaña a desarrollar y ubicar publicidades electorales.

La cuestión es saber cuánto pueden llegar a mostrar de su intimidad. “No sabremos cuánto es demasiado hasta que alcancemos el límite”, dijo Talan.

  Comentarios