Estados Unidos

Mandó mensajes profanos y memes, pero el gobernador Roselló se rehúsa a renunciar en Puerto Rico

Acusándolo de “corrupto” y “machista”, un grupo de unos 50 manifestantes protestó contra el gobernador Ricardo Rosselló frente a la Fortaleza en Puerto Rico este jueves por la noche.

Mientras tanto, Rosselló, vestido con un saco oscuro y una camisa blancas, envió desde la mansión un mensaje al pueblo boricua con un tono serio.

“La contestación es clara y contundente: no voy a renunciar”, informó en una conferencia de prensa Rosselló, quien tomó el cargo de primer ejecutivo de la isla en 2017 y ha anunciado que aspira a la reelección en noviembre de 2020 con el proestadista Partido Nuevo Progresista.

La controversia sobre el cargo de Roselló se debe en parte a que el jueves por la mañana se filtró una red de mensajes de un grupo en la aplicación Telegram en el que Roselló llamó “pu**” a la ex concejal neoyorquina Melisa Mark-Viverito.

El gobernador, quien tuvo que finalizar antes de lo anticipado una vacación familiar en crucero por Francia este mismo jueves, pidió perdón por su expresión apenas comenzó la conferencia de prensa.

Entiendo a todos los que están ofendidos y frustrados por las declaraciones que escribí en un chat privado, es por eso que estoy aquí disculpándome”, dijo Roselló. “Mi intención no fue humillar a nadie.”

Por su parte, Mark-Viverito emitió una declaración sobre el chat en custión en su cuenta de Twitter.

El machismo del gobernador Rosselló quedó al descubierto”, sentenció. “Cuando un hombre machista quiere menospreciar a una mujer utiliza palabras como “pu**” para despreciarla, deshumanizarla y degradarla. Una persona que usa ese lenguaje contra una mujer, sea figura pública o no, no debería gobernar a Puerto Rico”.

Se desconoce la fecha de los mensajes y la fuente que divulgó originalmente las 11 páginas de chats, que han sido reportados por casi todos los medios locales y han causado furor en las redes sociales. Sin embargo, se alega que este solo es el comienzo de lo que pudiera llegar a ser mucho más polémico, porque supuestamente hay 900 páginas de mensajes.

Roselló dijo que no tiene copia del historial porque se borró, aunque no detalló cuándo ni cómo. Tampoco ahondó en quiénes eran los otros integrantes del grupo, limitándose a decir que cree que eran entre ocho y 10. Pero afirmó que el ex director de su campaña y cabildero Elías Sánchez Sifonte estaba ahí.

Aunque dijo que no pretendía justificar sus acciones, Rosselló afirmó que usó el insulto porque era un chat privado y no esperaba que nadie lo hiciera público. También dijo que hizo el comentario después de varios días de no dormir y “con un toque de sarcasmo”.

“Sí digo malas palabras y sí envío memes y sí digo cosas sarcásticas”, dijo Roselló. “No me siento orgulloso de eso. Mis disculpas a todas las personas que he ofendido y mi compromiso de que yo lo voy a remediar”.

Agregó que planea reunirse con todo su equipo para pedir perdón personalmente. El jueves se reunió con Thomas Rivera Schatz, el líder senatorial, y Carlos “Johnny” Méndez, el presidente de la Cámara de Representantes.

Además del asunto de Telegram, la oposición está pidiendo la renuncia de Rosselló porque, alega, su administración se ha visto involucrada en un escándalo de corrupción los últimos meses, que se exacerbó este miércoles cuando el FBI arrestó a seis personas vinculadas con el gobierno.

Las autoridades acusan a los individuos en cuestión de crear un esquema ilegal de contratos por más de $15 millones.

Entre los inculpados están Julia Beatriz Keleher, ex secretaria del Departamento de Educación; Ángela Ávila Marrero, ex directora de la Administración de Seguros de Salud, y el presidente de la consultora BDO Puerto Rico, Alberto Velázquez Piñol.

Rosselló dijo que no va a tolerar corrupción en su gobierno y que está investigando a todos los jefes de sus agencias, que a menudo se consideran su círculo de confianza. También dijo que planea legislar proyectos que eviten que este comportamiento se repita.

  Comentarios