Estados Unidos

Cuidado: Venden fórmula infantil intercambiada por harina

Varios padres han reportado que sus bebés han consumido biberones de fórmula infantil con contenido adulterado . Presuntamente son casos de personas que compran fórmula, la sustituyen con harina y luego la devuelven buscando un reembolso - foto de archivo
Varios padres han reportado que sus bebés han consumido biberones de fórmula infantil con contenido adulterado . Presuntamente son casos de personas que compran fórmula, la sustituyen con harina y luego la devuelven buscando un reembolso - foto de archivo

La bebé de 9 meses lloraba, vomitaba y tenía muchos gases. Estaba de mal humor después de tomar tres biberones. Algo definitivamente estaba mal.

Fue al cuarto intento de alimentar a su niña, que Madeline Roque, quién vive en Arizona con su familia, se dió cuenta que la leche con la cual nutría a su hija estaba diferente, le dijo la madre a KPNX de Phoenix.

Observó el color y la textura. Según Roque, no parecían normales. Entonces notó que la leche se separaba del polvo, cosa que usualmente no ocurre con la fórmula de bebé, y descubrió la razón detrás del malestar de su hija: el polvo parecía ser harina para hornear.

Roque compró la fórmula infantil en Walmart, y la devolvió a la tienda para que se lleve a cabo una investigación sobre lo sucedido.

Este, sin embargo, no es un incidente aislado. Alrededor de Estados Unidos se han reportado diferentes casos de personas que compran la fórmula y la reemplazan con harina para después devolverla y ganar dinero.

En junio, Ashley Frydrych compró dos potes de fórmula en un Publix ubicado en Britton Plaza, en Tampa. Al intentar alimentar a su bebé con el producto, este se negó a beberlo, cosa que la madre atribuyó a un posible malestar estomacal. El día siguiente, mientras preparaba un nuevo biberón, su esposo observó que la solución se había separado, le dijo Frydrych a ABC Action News.

El esposo de Frydrych luego sumergió sus dedos en la botella y probó la supuesta ‘fórmula’. “Dijo que sabía a harina”, dijo la madre a ABC Action News.

En 2018, Ali Denning pasó por el mismo problema cuando compró un envase de fórmula de la marca Enfamil en un CVS de Oldsmar, en el condado Pinella, Florida, reportó WFTS.

Cuando abrió el recipiente, descubrió que olía a harina, cosa que le sorprendió ya que el sello protector estaba intacto cuando lo llevó a su casa, le dijo Denning a ABC.

El incidente fue tan preocupante para CVS, que la cadena de farmacias decidió retirar el producto Enfamil de todos sus estantes a nivel nacional mientras realizaba una investigación.

Esta adulteración de la fórmula es un fenómeno que ha traspasado fronteras. En Canadá, por ejemplo, la policía dijo que dos Walmarts en Edmonton, en Alberta, han reportado casos en los que este producto ha sido manipulado, según The Star.

La Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (CFIA, por sus siglas en inglés) emitió un comunicado el 14 de agosto advirtiendo a los consumidores tener precaución a la hora de comprar fórmula infantil debido a la posible sustitución o manipulación del producto.

CFIA explicó en el comunicado que se han encontrado recipientes de fórmula con los sellos protectores rotos y con el contenido sustituido, aunque no especificaron con qué.

“Este tipo de problema generalmente no está asociado con el proceso de fabricación, pero puede ocurrir ocasionalmente cuando un consumidor devuelve productos alterados a la tienda para obtener un reembolso”, dijo CFIA en el comunicado.

Por su parte, la Administración de Alimentos y Enfermedades de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) cuenta con una plataforma a través de la cual los consumidores pueden hacer reclamos sobre los productos que presenten problemas.

Un representante de la FDA le dijo a el Nuevo Herald que se trata de un crimen y que le corresponde a las autoridades locales responder a estos sucesos ya que este tipo de adulteración no está asociado a la producción de la fórmula.

“Los consumidores deben asegurarse de que los productos que compren no estén manipulados”, dijo el representante de la FDA.

El doctor Juan de Llano, profesor del programa de asistente médico en Miami Dade College (MDC), hace eco a este mensaje, recomendando a todos los padres a tener un especial cuidado con los alimentos que consumen los más pequeños dados los efectos adversos que pueden provocar en su salud.

“Se dice que la mejor medicina es la preventiva. Cada uno tiene que ser responsable y estar al tanto de las cosas que uno consume y, aún más, de las que consume un bebé”, dijo de Llano. “A nadie se le ocurriría comprar una botella de agua si la tapa no se ve bien sellada. Por supuesto que con el caso de los bebés uno tiene que tener el triple de cuidado”.

Los vómitos y gases que la bebé de Roque presentó al consumir un biberón cargado con harina son los típicos que se pueden observar cuando hay una ocurrencia de este tipo, dijo de Llano. Otros posibles efectos son indigestión, diarrea y alcalosis metabólica, en caso de que contenga polvo para hornear.

“Si nos ponemos nosotros mismos cuando comemos un producto con harina que no esté bien cocinado, nos va a dar indigestión, nos va a dar, en algunos casos, vómito y diarrea. Pero en un bebé esto es extremadamente peligroso porque lo puede llevar a la muerte inmediatamente”, dijo de Llano.

El mayor problema, explicó el doctor, tiene que ver con la deshidratación inmediata que puede ser causada por este cuadro de efectos.

“En los recién nacidos la proporción de agua es mucho mayor comparada con un adulto. Entonces, uno o dos vómitos pueden conducir a una deshidratación severa, a un desequilibrio en los electrolitos y en el balance ácido-base tan severo que lo puede llevar a la muerte”, dijo de Llano.

Un representante de Walmart le dijo a el Nuevo Herald que vender los productos alimenticios que han sido devueltos, sin importar su condición, va en contra de la política de la tienda, por lo cual están investigando los recientes incidentes.

  Comentarios