Estados Unidos

Republicanos de la Florida no sabían que al halcón de Venezuela John Bolton lo despedirían

Trump y John Bolton tuitean sobre el despido del asesor de seguridad nacional

El presidente Donald Trump tuiteó sobre la partida de su asesor de seguridad nacional John Bolton el 10 de septiembre. Dijo que le dijo a Bolton la noche anterior que sus servicios ya no eran necesarios y que Bolton presentó su renuncia.
Up Next
El presidente Donald Trump tuiteó sobre la partida de su asesor de seguridad nacional John Bolton el 10 de septiembre. Dijo que le dijo a Bolton la noche anterior que sus servicios ya no eran necesarios y que Bolton presentó su renuncia.

Se suponía que el senador Rick Scott se reuniría con el asesor de seguridad nacional, John Bolton, a las 2 p.m. el martes, la iniciativa más reciente de un esfuerzo continuo del republicano más ruidoso de la Florida que intenta desalojar al líder venezolano Nicolás Maduro del poder.

Luego vino el tweet presidencial.

El último despido de alto perfil de Donald Trump a través de Twitter, junto con la refutación de Bolton en Twitter unos minutos después, sorprendió a los desprevenidos republicanos en Washington y podría ser un duro golpe para los halcones de Venezuela como Scott y el senador Marco Rubio, también de la Florida.

“No lo esperaba”, dijo Scott, cuando un periodista le informó de la expulsión de Bolton. “Tengo una buena relación de trabajo con Bolton. Se suponía que debía hablar con él a las dos en punto. Espero que ellos [la Casa Blanca] puedan continuar comprometiéndose a hacer todo lo posible para deshacerse de Maduro. He tenido una muy buena relación laboral con Bolton, ya se trate de Venezuela, Cuba o Hong Kong”.

Rubio también dijo que tenía una buena relación con Bolton, pero agregó que le corresponde a Trump decidir quién trabaja en la Casa Blanca.

“Trabajamos muy bien con él y, en mi opinión, hizo una buena labor, pero en última instancia, esa es la decisión del presidente”, dijo Rubio. “Tiene derecho a tener las personas que quiera a su alrededor”.

Rubio no estaba seguro de lo que significaba el derrocamiento de Bolton para la política de Venezuela ocho meses después de que Estados Unidos reconoció a Juan Guaidó como el líder legítimo del país y comenzó a aumentar las sanciones al círculo íntimo de Maduro.

“No sé, ni sé lo suficiente sobre cuáles fueron las circunstancias, así que obviamente veremos en los próximos días”, dijo Rubio. “Es mi opinión personal que hizo una buena labor, pero no trabajó para mí, trabajó para el presidente”.

Maduro mantiene el control del ejército y la burocracia venezolana a pesar de los esfuerzos de Guaidó por expulsarlo en medio de una crisis humanitaria y una inflación desenfrenada.

Incluso la Casa Blanca desconocía el inminente derrocamiento de Bolton el martes por la mañana y había enviado una nota justo antes de las 11 a.m. de que Bolton informaría a los periodistas junto con el Secretario de Estado Mike Pompeo y el Secretario del Tesoro Steve Mnuchin el martes por la tarde.

Una hora más tarde Trump tuiteó: “Anoche informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca. No estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en la Administración, y por lo tanto le pedí a John su renuncia, que me fue entregada esta mañana. Le agradezco mucho a John por su servicio. La próxima semana nombraré a un nuevo Asesor de Seguridad Nacional”.

Bolton disputó la naturaleza de su expulsión en su propio tweet minutos después.

“Ofrecí renunciar anoche y el presidente Trump me dijo:” Hablemos de eso mañana’ “, tuiteó Bolton.

Los opositores republicanos a la intervención en Venezuela aplaudieron la medida.

El representante de Kentucky, Rand Paul, dijo que Trump “merece tener a su alrededor a alguien que esté de acuerdo con su política”.

“La amenaza de guerra en todo el mundo disminuye exponencialmente con John Bolton fuera de la Casa Blanca”, dijo Paul, calificando la “defensa del cambio de régimen en todo el mundo como una ingenua cosmovisión” de Bolton.

“El mundo será un mucho mejor lugar con nuevos asesores del presidente y, con suerte, alguien que realmente esté escuchando lo que el presidente dice cuando repite una y otra vez que quiere poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos”, dijo Paul.

Otros republicanos dijeron que el flujo constante de despidos a través de un tuit, una lista que también incluye al ex secretario de Estado Rex Tillerson, al ex director del FBI James Comey y al ex secretario del Departamento de Asuntos de Veteranos, David Shulkin, hace que sea más difícil cumplir con su labor.

“Creo que probablemente los senadores [y] el país busquen estabilidad, consistencia”, dijo el representante de Kansas, Jerry Moran. “Y esta es otra persona fuera de la administración con la que desarrollamos una relación, quien tenía una idea de dónde venía y ahora no está allí”.

Durante mucho tiempo Trump se ha promocionado como un republicano de estilo diferente que se opone a la intervención extranjera en todo el mundo, aunque Venezuela parecía ser una excepción.

Trump casi seguramente necesita ganar en la Florida en 2020 si quiere un segundo mandato, y sus asesores identificaron conversaciones fuertes sobre Venezuela como un tema en el que puede atacar el socialismo y hacer incursiones con los votantes venezolanos y cubanos en el sur de la Florida. Las comunidades venezolanas más grandes del país se concentran en los condados de Miami-Dade y Broward.

Los demócratas criticaron la naturaleza caótica del despido de Bolton.

“La acción de hoy del presidente es solo el último ejemplo de su enfoque de gobierno por caos y su política de seguridad nacional sin rumbo”, dijo el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer en un comunicado. “Cuando las opiniones extremas del embajador Bolton no son suficientes, Estados Unidos se encamina a tiempos aún más caóticos”.

Funcionarios de la Casa Blanca reconocieron el martes la frustración del presidente con las promesas incumplidas de Bolton sobre la política de Venezuela, incluidas las predicciones de que Maduro renunciaría en Venezuela hace más de un año. Pero un funcionario advirtió en contra de suponer que, con Bolton desaparecido, la administración hará cambios repentinos de política.

Trump ha respaldado una estrategia que dio incentivos a los ayudantes de Maduro para atacar a su jefe y ayudarlo con su expulsión. Hasta que esa estrategia dé frutos, las sanciones diseñadas por Bolton se mantendrán vigentes, agregó el funcionario.

El secretario de Estado Mike Pompeo también dijo a los periodistas en una conferencia de prensa que sus desacuerdos con Bolton son bien conocidos. No especificó qué implicaban esos desacuerdos con respecto a Venezuela.

El embajador ante la Organización de Estados Americanos, Carlos Trujillo, tampoco estaba al tanto del despido de Bolton. En una conferencia de prensa al mediodía, Trujillo, quien es de Miami y una figura clave para los esfuerzos de administración en América Latina, se le preguntó cómo el despido de Bolton podría afectar la política latinoamericana de Estados Unidos. Trujillo dijo que tendría que volver a consultar con su equipo: “No he oído hablar de eso”.

El representante de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien pidió que el ejército estadounidense ingresara a Venezuela en mayo, dijo que Trump merece un asesor de seguridad nacional que comparta la visión del mundo del presidente. Mientras Graham estaba con el presidente en Air Force One el lunes por la noche, dijo que no tuvo ninguna advertencia previa sobre el despido de Bolton, aunque sabía que existía fricción en su relación.

“Creo que el presidente merece a alguien en quien confíe”, dijo Graham. “Está claro para mí que la relación se había deteriorado y espero que elija un asesor de seguridad nacional en el que tenga confianza. Aprecio a John Bolton y él ve el mundo como el lugar peligroso que es”.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios