Estados Unidos

Reunión histórica: Kerry recibe a Rodríguez y confirma viaje a La Habana

El secretario de Estado John Kerry (der.) y el canciller cubano Bruno Rodríguez se estrechan la mano este lunes, previo a su reúnion bilateral en el Departamento de Estado.
El secretario de Estado John Kerry (der.) y el canciller cubano Bruno Rodríguez se estrechan la mano este lunes, previo a su reúnion bilateral en el Departamento de Estado. AP

El secretario de Estado John Kerry inaugurará la nueva embajada de Estados Unidos en La Habana el próximo 14 de agosto, según anunció durante una conferencia conjunta este lunes con el canciller cubano Bruno Rodríguez en Washington.

La última vez que un canciller cubano visitó el Departamento de Estado fue en 1958.

Kerry habló en español para destacar que EEUU estaba decidido a convivir con Cuba como "un buen vecino". Celebramos este día porque este día comenzamos a reparar lo que se ha dañado"

Por supuesto, esto no significa el final de las numerosas diferencias que separan a nuestros gobiernos", agregó en inglés sino que los intereses de ambas naciones pueden defenderse mejor a partir del acercamiento, no del "extrañamiento".

Los altos funcionarios discutieron sobre temas como la cooperación en el cumplimiento de la ley, la lucha contra el narcotráfico, las telecomunicaciones, el Internet, los derechos humanos y la trata de personas. También conversaron sobre la apertura de las embajadas.

Los altos funcionarios discutieron sobre temas como la cooperación en el cumplimiento de la ley, la lucha contra el narcotráfico, las telecomunicaciones, el Internet, los derechos humanos y la trata de personas. También conversaron sobre la apertu

Kerry agradeció al gobierno de Suiza, que concluyó su mandato como potencia protectora, a cargo de la Sección de Intereses en La Habana y a la jefa del equipo negociador, la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson. También reconoció el

"compromiso de aquellos interesados en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, ya se si están acuerdo o no con la decisión de normalizar" relaciones. Advirtió que el cambio "nunca es fácil" pero "no hay nada más fútil que vivir en el pasado".

"Puedo asegurarles a todos que los Estados Unidos hará su parte",concluyó en español.

Por su parte, el Ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez, calificó encuentro de respetuoso y dijo que conversaron sobre el estado de las relaciones, seis meses después del histórico anuncio en diciembre. También envió al presidente Barack Obama, el "reconocimiento del pueblo" por su nueva política.

Rodríguez reiteró que antes de alcanzar una plena normalización deberán solucionarse temas como el embargo y la devolución de la base naval de Guantánamo y que pese a las diferencias "en nuestras concepciones de los derechos humanos, que inevitablemente persistirán" con la apertura de las embajadas se ha confirmado la voluntad de ambos países por avanzar en las relaciones.

En las conversaciones del lunes, "percibimos respeto a la autodeterminación de nuestro pueblo", agregó. A una pregunta sobre los derechos humanos en Cuba, contestó: "La apertura política ocurrió en el año 1959. Los cubanos nos sentimos muy felices por la manera en que manejamos nuestros asuntos internos...somos muy celosos de nuestra soberanía, nos mantenemos en constante consulta con nuestro pueblo para cambiar lo que debe ser cambiado".

Por su parte, Kerry dijo que EEUU continuaría expresándose sobre los derechos humanos, "es parte de nuestro ADN" y se refirió a que como parte del acuerdo alcanzado, el gobierno cubano liberó a un grupo de presos políticos. "Esperamos que esto pueda continuar", añadió.

Durante la ronda de preguntas, el Secretario Kerry compartió la disposición de EEUU de establecer una relación "normal" con Venezuela y su esperanza de que el acercamiento con Cuba contribuya a progresar en ese tema y en el conflicto colombiano.

La conferencia de prensa comenzó tarde y su inicio se demoró por un incidente con Rosa María Payá, la activista e hija del fallecido opositor cubano, Oswaldo Payá. Un funcionario estadounidense le comunicó que tendría que abandonar la sala si causaba algún "disturbio". Payá pudo regresar a su asiento y permaneció allí hasta el final del evento.

Por su parte, la Casa Blanca dijo en un comunicado este lunes que, con la apertura de la embajada en La Habana, "los diplomáticos estadounidenses en La Habana tendrán la capacidad de participar de manera amplia en toda la isla de Cuba, con el gobierno cubano, la sociedad civil y el pueblo cubano. Esperamos poder colaborar con el gobierno cubano en temas de interés común, incluida la lucha contra el terrorismo y la respuesta ante desastres. Y confiamos en que la mejor manera de avanzar los valores universales como la libertad de expresión y de reunión es a través de un mayor compromiso con el pueblo cubano".

Siga a Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios