Estados Unidos

Se recrude debate sobre aborto ante venta de tejido de fetos

/

El debate sobre el aborto, uno de los temas que más polariza la opinión en EEUU, se ha reactivado al conocerse que una organización vende tejido de fetos abortados para propósitos de investigación.

La polémica tiene su origen en cuatro videos grabados con cámara oculta y editados por un grupo antiabortista, en los que miembros de Planned Parenthood, una organización de planificación familiar sin ánimo de lucro, hablan sobre la venta a investigadores médicos del tejido de los fetos abortados en sus clínicas.

Las imágenes han indignado enormemente al Partido Republicano, tradicionalmente contrario al aborto, y han hecho que aspirantes a la Presidencia, como Donald Trump y Ted Cruz, respalden la idea de paralizar el gobierno si no sale adelante una campaña para suprimir los fondos federales que recibe Planned Parenthood.

Los republicanos acusan a la organización de lucrarse con la venta de tejido fetal, algo ilegal en EEUU, y el lunes trataron de eliminar la porción federal de los más de $500 millones que el grupo recibe al año de fondos públicos, pero ese primer intento fracasó en una votación en el Senado.

“Planned Parenthood cosechó despiadadamente los órganos de bebés no natos para venderlos por un precio”, dijo el lunes la senadora republicana Joni Ernst.

Sin embargo, Planned Parenthood ha defendido enérgicamente que solo cobra por el tejido fetal lo suficiente para cubrir los costos que le supone preservarlo y transportarlo hasta los investigadores, algo que sí permite la ley federal.

La mayoría de los demócratas alega que los videos están editados en exceso con una clara motivación ideológica y que suprimir los fondos a la organización dejaría a cientos de miles de mujeres sin acceso a servicios básicos de salud reproductiva.

“Que los republicanos intenten eliminar los fondos a Planned Parenthood es solo un paso más en un ataque a los derechos de las mujeres orquestado desde la derecha”, dijo la senadora demócrata Elizabeth Warren.

La ley estadounidense prohíbe desembolsar fondos del gobierno para la interrupción de embarazos, por lo que Planned Parenthood, la organización que más abortos lleva a cabo en el país -más de 300,000 al año- no los utiliza para ese fin.

No obstante, los abortos representan solo el 3 % de los servicios que la organización proporciona a 2.7 millones de mujeres en todo el país, en su mayoría de escasos recursos, según sus propios datos.

El resto son pruebas de cáncer de mama y cáncer cervical, servicios de prevención del embarazo, exámenes y tratamientos para enfermedades de transmisión sexual.

La polémica ha calado hondo en un país que sigue dividido respecto al aborto 42 años después de su legalización, con un 50 % a favor del derecho de la mujer a tomar esa decisión y un 44 % en contra, según una encuesta publicada en mayo por Gallup.

En los vídeos, miembros del grupo antiabortista Center for Medical Progress se hicieron pasar por representantes de una compañía de investigación biológica y grabaron dos almuerzos con ejecutivas de Planned Parenthood.

Una de ellas, Deborah Nucatola, afirma en un vídeo que el precio al que suelen vender el tejido fetal es de “entre $30 y $100” por espécimen y que no es algo que les genere “ingresos”, sino que está destinado al “bien de la comunidad médica”.

  Comentarios