Estados Unidos

Fuerte baja en llegada de menores indocumentados

Una madre hondureña abraza a uno de sus hijos, de 7, años tras entregarse a la Patrulla Fronteriza el 8 de diciembre en Texas.
Una madre hondureña abraza a uno de sus hijos, de 7, años tras entregarse a la Patrulla Fronteriza el 8 de diciembre en Texas. Getty Images

La reducción de la llegada de menores no acompañados y familias procedentes de Centroamérica y el cambio de tendencia en el flujo de personas entre Estados Unidos y México han marcado un año en el que el tema migratorio ha vuelto a la primera línea del debate político.

Según cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), el número de menores centroamericanos no acompañados que fueron arrestados en la frontera con México descendió 42 por ciento durante el año fiscal 2015, en comparación con el 2014.

Entre el 1 de octubre del 2014 y el 30 de septiembre del 2015 detuvieron a 39,970 centroamericanos menores de 17 años, muchos menos que los 68,541 del año fiscal 2014.

En el año fiscal 2015 también descendió 42 por ciento el arresto de familias (un padre o madre acompañado de al menos un menor de edad) y las detenciones se situaron en 39,839, en comparación con 68,445 en el año fiscal 2014.

“A pesar de que estamos experimentando en general un descenso significativo en los arrestos de inmigrantes indocumentados a lo largo de la frontera, seguimos viendo un clamor nacional por continuar con la militarización de la frontera”, dijo a Efe Isabel García, directora de la Coalición de los Derechos Humanos de Arizona.

García lamentó que los republicanos, que han marcado el debate electoral con las críticas a los inmigrantes indocumentados, insisten en solicitar millones de dólares para continuar con la militarización de la frontera, al tiempo que se siguen gastando miles de millones de dólares en la penalización y el encarcelamiento de indocumentados en centros de detención.

Sin embargo, recordó que, en el caso especifico de los menores centroamericanos, es un claro ejemplo de cómo la violencia impulsa la emigración, por lo que no descarta que este flujo se mantenga en el año fiscal 2016.

Esto queda patente en los dos primeros años del presente año fiscal (octubre y noviembre), en los que se han detenido a 10,588 menores sin acompañante, lo que supone un aumento del 106 % en relación al mismo período del año pasado, según información de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Pero este 2015 también ha estado marcado por el cambio en el flujo migratorio proveniente de México.

Según un estudio dado a conocer en noviembre por el Centro Pew de Investigaciones, después de la recesión económica del 2008, el número de mexicanos que ha decidido volver a su país ha superado a los que migran hacia este país.

El análisis destacó que entre el 2009 y el 2014 un millón de mexicanos con sus familias, incluidos los hijos nacidos en Estados Unidos, decidieron regresar a su país, más que los 870,000 mexicanos que emigraron a Estados Unidos.

La reunificación familiar fue principal razón por la que los mexicanos decidieron regresar a su país.

Estas cifras no sorprenden a la investigadora del Instituto Binacional de Inmigración de la Universidad de Arizona, Raquel Rubio Goldsmith.

“Nuestra economía siempre ha jugado un papel fundamental en el flujo migratorio”, dijo a Efe Goldsmith, quien indicó que, aunque la economía estadounidense ha mejorado, sectores que atraen y mantienen a las familias inmigrantes como la agricultura y la construcción no se han podido recuperar por completo.

“Cuando el dinero comienza a escasear y no pueden mantener a sus familias, para muchos de ellos no tiene caso seguir en este país”, aseguró la investigadora.

Este regreso puede estar influenciado además por las fuertes críticas de aspirantes republicanos a la Casa Blanca, especialmente del magnate Donald Trump, que en el día en el que anunció su deseo de ser candidato dijo que los indocumentados que entraban al país desde México eran “violadores” y criminales.

Y es que el tema migratorio ha sido uno de los que ha marcado el debate político entre los precandidatos presidenciales, tanto republicanos como demócratas, y se anticipa será uno de los temas principales en 2016 cuando se elija al nuevo presidente.

Para activistas como Dulce Matuz, el país está dividido y algunos funcionarios electos han olvidado que su principal función es servir a sus comunidades.

“El 2016 será fundamental para nuestra comunidad, esta batalla no será fácil, debemos trabajar en conjunto para lograr una solución, quitarnos el miedo y luchar por obtener una reforma migratoria para que los 11 millones de indocumentados que viven en el país, puedan finalmente vivir tranquilos, sin temor a una deportación”, dijo.

  Comentarios