Estados Unidos

Rubio y Cruz chocan por la inmigración y el Estado Islámico

Los dos candidatos presidenciales de raíces cubanas, Marco Rubio (extrema izquierda) y Ted Cruz (extrema derecha), chocaron el martes por la noche en el quinto debate republicano en Las Vegas.
Los dos candidatos presidenciales de raíces cubanas, Marco Rubio (extrema izquierda) y Ted Cruz (extrema derecha), chocaron el martes por la noche en el quinto debate republicano en Las Vegas.

Los dos candidatos presidenciales de raíces cubanas, Marco Rubio de la Florida y Ted Cruz de Texas, chocaron el martes por la noche en el quinto debate republicano en Las Vegas sobre cuál de los dos sería más efectivo en controlar la inmigración y combatir al Estado Islámico luego de los ataques terroristas en París y San Bernardino.

El enfrentamiento fue cortés, pero severo, ya que Cruz buscaba pintar a Rubio como aliado del presidente Barack Obama y de la ex secretaria de Estado y ahora candidata presidencial demócrata Hillary Clinton, porque apoyó la legalización de los indocumentados y el derrocamiento del dictador libio Muammar Gaddafi. Pero Rubio contraatacó acusando a Cruz de ser aislacionista por haber votado a favor de proyectos de ley en el Congreso que recortaron recursos para las fuerzas armadas, y de también apoyar proyectos de ley a favor de los inmigrantes.

Desde un restaurante de South Miami, el vice gobernador de la Florida Carlos López-Cantera y otros republicanos, siguieron el debate a través de la televisión.

El debate sirvió como nueva oportunidad para que los candidatos pudieran medir fuerzas frente a Donald Trump, el magnate que sigue dominando las encuestas aún después de amenazar con prohibir la entrada de musulmanes a Estados Unidos.

Aunque Trump sigue a la cabeza de las encuestas, con márgenes sin precedentes en algunos sondeos, se le han acercado Cruz y Rubio. En sí, el debate sirvió como plataforma para que los dos votantes pudieran pudieran distinguir diferencias o similitudes entre Rubio, nacido en Miami de padres cubanos, y Cruz, nacido en Canadá de padre cubano y madre estadounidense.

“Ambos han emergido como alternativas a Trump”, dijo Fernand Amandi, presentador del Fernand Amandi Show en la estación de radio WIOD 610 AM y líder de la firma de sondeos de Miami Bendixen & Amandi International.

“Se percibe una batalla entre Cruz y Rubio par ver quién emerge como el candidato antiTrump entre los republicanos”, dijo Amandi a el Nuevo Herald antes del debate.

El que sigue cayendo estrepitosamente en las encuestas es el ex gobernador de la Florida, Jeb Bush, quien se esperaba inicialmente fuera el más popular y posible nominado por el Partido Republicano.

En el debate del martes, transmitido por la cadena de televisión por cable CNN, Bush chocó con Trump sobre su plan de prohibir la entrada de musulmanes.

“La idea de que esto es una solución es algo loco”, señaló Bush.

Trump respondió que Bush no es confiable porque es débil en cuanto a inmigración.

“Jeb, tu dijiste el 30 de septiembre que los que cruzaban la frontera [ilegalmente] lo hacían como un acto de amor”, dijo Trump.

Mientras que Bush y Trump se enfrentaron varias veces, fue el choque entre Rubio y Cruz el que atrajo más atención porque ambos son vistos por algunos en el Partido Republicano como posibles alternativas en caso que la candidatura de Trump empiece a tambalearse.

Este fue el último debate republicano del año. El próximo será el 14 de enero en Carolina del Sur.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios