Estados Unidos

Clérigo radical Abu Hamza sentenciado a cadena perpetua

EFE

El clérigo radical islámico Mustafa Kamel Mustafa, conocido como Abu Hamza, fue sentenciado hoy a cadena perpetua en un tribunal federal de Nueva York, después de que fuera declarado culpable de once cargos de terrorismo en mayo pasado.

El acusado Abu Manza “no se ha arrepentido en ningún momento y, si quedara en libertad, el mundo no sería un lugar seguro”, afirmó la juez federal Katherine Forrest al leer la sentencia en un tribunal de Manhattan.

El clérigo había sido declarado culpable de participar en el secuestro de 16 turistas en Yemen en 1998, apoyar la yihad (guerra santa) violenta en Afganistán entre 2000 y 2001 y conspirar para crear un campo de entrenamiento de yihadistas en Oregón.

“La sangrienta transformación de Abu Hamza de clérigo a convicto, de imam a preso, ha concluido”, celebró en un comunicado el fiscal federal del distrito sur de Nueva York, Preet Bharara, después de conocerse la sentencia.

El fiscal añadió que después de varios años luchando para evitar su extradición, el clérigo terminó enfrentándose a la justicia, “al igual que harán en Estados Unidos todos aquellos que se involucren en actos terroristas contra civiles inocentes”.

Entre los once cargos por los que un jurado le declaró culpable de forma unánime el pasado 19 de mayo había dos que tenían una pena máxima de cadena perpetua, los de toma de rehenes y conspiración para la toma de rehenes.

Tuerto de un ojo, durante la audiencia de hoy pidió poder cumplir sentencia en un centro médico por razones de salud pero la juez Forrest rechazó las peticiones de clemencia de su familiares y ordenó su ingreso en una cárcel de máxima seguridad de Colorado.

Abu Hamza, de 56 años, se hizo famoso en el Reino Unido por sus diatribas contra Occidente desde la mezquita londinense de Finsbury Park, hasta que en mayo de 2004 fue detenido por primera vez por las autoridades británicas a petición de Estados Unidos.

Dos años más tarde fue condenado en Londres a siete años de cárcel por delitos de terrorismo e incitación al odio racial, pero tuvieron que pasar ocho años hasta que fue extraditado porque su defensa recurrió a todas las instancias posibles para impedirlo.

Durante el juicio celebrado en Nueva York, los representantes de la Fiscalía fueron capaces de convencer al jurado de que el imam, nacido en Alejandría (Egipto) en 1958, utilizaba la religión como tapadera de sus acciones en apoyo del terrorismo internacional.

El caso contra el clérigo radical arrancó en 2013 y fue uno de los primeros procesos importantes contra el terrorismo islámico celebrados en territorio estadounidense, al margen de los juicios militares en la base naval de Guantánamo (Cuba).

  Comentarios