Estados Unidos

Obama viaja a la India para dar un empujón simbólico a una relación clave

El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama saludan desde el Air Force One antes del despegue, en la Base Andrews de la Fuerza Aérea, Md., el sábado, 24 de enero 2015, durante un viaje a Nueva Delhi, India, a través de la base aérea de Ramstein, Alemania.
El presidente Barack Obama y la primera dama Michelle Obama saludan desde el Air Force One antes del despegue, en la Base Andrews de la Fuerza Aérea, Md., el sábado, 24 de enero 2015, durante un viaje a Nueva Delhi, India, a través de la base aérea de Ramstein, Alemania. AP

El presidente Barack Obama emprendió este sábado el segundo viaje a la India de su mandato, decidido a impulsar una relación bilateral clave para sus objetivos estratégicos con una visita que, según los analistas, deparará más avances simbólicos que grandes acuerdos.

Acompañado por la primera dama, Michelle Obama, el mandatario despegó esta madrugada desde Washington y llegará a Nueva Delhi a primera hora del domingo, en respuesta a una invitación del primer ministro indio, Narendra Modi, para participar en las celebraciones del Día de la República en su país.

Obama es el primer presidente de Estados Unidos que acude como invitado principal a esa festividad india, que conmemora la entrada en vigor de la Constitución en 1950; y también es el primer inquilino de la Casa Blanca que visita la India dos veces durante su mandato, después del viaje que hizo a ese país en 2011.

“Creo que esta invitación tiene una enorme importancia simbólica”, afirmó el asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, en una conferencia de prensa telefónica esta semana.

“Gran parte de esta visita consiste en actos que son muy importantes simbólicamente para el pueblo indio, y creo que eso sienta las bases para profundizar los lazos bilaterales”, añadió.

La visita incluirá la segunda reunión entre Obama y Modi en cinco meses, tras la que mantuvieron en septiembre en la Casa Blanca.

En esa ocasión, Estados Unidos no escatimó esfuerzos para relanzar una relación que considera clave para contrarrestar el auge de China en el Pacífico y concretar varias de sus prioridades, como la lucha contra el cambio climático.

“Si repasamos las prioridades globales en las que queremos hacer avances durante los próximos dos años, literalmente no podemos conseguir nuestros objetivos sin cooperación de India”, dijo Rhodes.

Uno de esos objetivos es la firma de un acuerdo global para reducir las emisiones de carbono en la conferencia sobre cambio climático en París a finales de este año, para lo que “los grandes emisores”, es decir, Estados Unidos, India, China y Europa, deben presentar “programas ambiciosos”, aseguró Rhodes.

No obstante, el Gobierno de Modi advirtió en septiembre pasado de que su país no se podía comprometer a una reducción masiva en sus emisiones de carbono, por considerar que esa contaminación es inevitable si se quiere impulsar la economía india.

En cuanto a la relación comercial, que desde 2001 se ha multiplicado por cinco hasta llegar a casi 100.000 millones de dólares anuales, Estados Unidos quiere resolver los “obstáculos” para poder “aumentar las exportaciones” de Estados Unidos, indicó Rhodes.

“Muchas empresas estadounidenses desean fervientemente invertir en la industria de servicios de la India, pero ese sector es profundamente proteccionista y escéptico a la hora de abrirse a inversiones extranjeras”, escribió Michael Kugelman, experto en Asia del centro de estudios Wilson, en el diario The Wall Street Journal.

Kugelman tampoco espera grandes acuerdos en las otras áreas que, según Rhodes, protagonizarán las conversaciones en la visita: la energía y la cooperación en defensa contra el terrorismo.

“La visita incluirá muchas conversaciones animadas, pero pocos resultados sustanciales”, afirmó el analista.

La razón está, en parte, en el poco tiempo que ha transcurrido desde que Obama y Modi se vieron en la Casa Blanca, insuficiente para que sus Gobiernos eliminen las brechas en los temas clave.

Obama viaja acompañado de varios congresistas, entre ellos la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; y de una delegación de empresas estadounidenses, como Mastercard, Pepsi, Disney, Honeywell, Marriott y Tibco, según la revista Fortune.

Su visita arrancará el domingo con una ceremonia de bienvenida en el palacio presidencial en Nueva Delhi, seguida de una visita al monumento en memoria de Mahatma Gandhi, un homenaje que la Casa Blanca ha comparado al que rindieron Obama y Modi al acudir al monumento de Martin Luther King en Washington en septiembre.

A continuación, Obama mantendrá una reunión bilateral con Modi, seguida por un almuerzo y una conferencia de prensa, y esa noche se reunirá con el presidente de India, Pranab Mukherjee, antes de asistir junto a la primera dama a una cena de Estado.

El lunes, el Día de la República, Obama pasará varias horas contemplando junto a Modi el desfile festivo y participando en varios actos conmemorativos, y por la tarde participará en un foro con empresarios estadounidenses e indios.

El martes, día 27, Obama dará un discurso sobre el futuro de la relación entre Estados Unidos e India, y estaba previsto que a continuación visitara el Taj Mahal en la localidad de Agra, antes de volar de regreso a Washington.

No obstante, la Casa Blanca informó este sábado de que Obama acortará su visita a la India y tras su discurso viajará a Arabia Saudí para mostrar sus condolencias por la muerte del rey Abdalá bin Abdulaziz. EFEUSA

llb/pa/elv/cmm

|K:POL:POLITICA,EXTERIOR|

|Q:POL:es:11002000:Política:Asuntos exteriores|

|P:USA|

01/24/14-30/15

  Comentarios