Estados Unidos

Descubren el sistema más antiguo de la Vía Láctea

El sistema planetario fue bautizado como Kepler-444. Su estrella es una “enana naranja”, 25% más pequeña que el Sol y por tanto menos caliente. A su alrededor orbitan cinco planetas.
El sistema planetario fue bautizado como Kepler-444. Su estrella es una “enana naranja”, 25% más pequeña que el Sol y por tanto menos caliente. A su alrededor orbitan cinco planetas. AP

Un equipo internacional de astrónomos descubrió el sistema planetario más antiguo que se conozca hasta el momento en nuestra galaxia: en sus 11,200 millones de años, ha dado lugar a cinco planetas parecidos a la Tierra.

“Nunca hemos visto nada igual. Una estrella tan vieja con un número tan alto de pequeños planetas; esto la hace muy especial”, dijo Daniel Huber, de la Universidad de Birmingham en Gran Bretaña.

El hallazgo fue posible gracias al telescopio Kepler y fue publicado este martes en la revista especializada The Astrophysical. Las observaciones del telescopio orbital Kepler han permitido descubrir esta estrella, a unos 117 millones de años luz de la Tierra y alrededor de la que orbitan cinco planetas, que completan su órbita en menos de diez días.

El sistema planetario fue bautizado Kepler-444. Su estrella es una “enana naranja”, 25 por ciento más pequeña que el Sol y por tanto menos caliente. A su alrededor orbitan cinco planetas de diámetros que varían entre 0.4 y 0.7 veces el de la Tierra, semejantes Mercurio o Venus.

Kepler-444 está a 117 años luz de la Tierra (un año luz equivale a 9.460.730 millones de kilómetros) y se trata del sistema planetario más antiguo de toda la Vía Láctea —de la que el Sistema Solar es apenas un punto—, al menos que se sepa por el momento.

Los exoplanetas están muy cerca de su estrella, a distancias que los vuelven demasiado calientes y por tanto no habitables.

Ahora sabemos que se han formado planetas del tamaño de la Tierra durante casi toda la existencia del Universo, que se originó hace 13.800 millones de años”, escribió Tiago Campante, de la Universidad de Birmingham y principal autor del estudio.

“Esto podría significar que hay la posibilidad de que exista vida antigua en la galaxia”, comentó.

“Este descubrimiento abre el camino para una mayor comprensión de la formación de los primeros planetas en la galaxia (…), lo cual nos acerca al Grial de los astrónomos”, dijo también el profesor Huber, refiriéndose a una reliquia cristiana cuya infructuosa búsqueda alimentó numerosas leyendas medievales, entre ellas las del rey Arturo.

En este caso, el “Grial” sería “descubrir un exoplaneta similar en tamaño a la Tierra, que se tome más o menos un año en orbitar alrededor de una estrella que se parezca a nuestro Sol”, dijo Huber.

El telescopio descubrió una “luz muy brillante” que resultó ser la estrella y que “puede ser vista fácilmente sin prismáticos”, resaltó Steve Kawaler, coautor del estudio y profesor en la universidad de Iowa.

“Este es uno de los sistemas más antiguos de la galaxia”, afirmó Kawaler, quien explicó que “Kepler-444” es una estrella de primera generación, que con sus 11,2 millones de años de antigüedad casi triplica la edad del Sol, cuyo origen se remonta a hace 4,5 mil millones de años.

  Comentarios