Estados Unidos

Debate sobre el uso de la inyección letal en EEUU volverá al Supremo

/

La Corte Suprema de Estados Unidos volverá a debatir en abril sobre este polémico método luego de varias ejecuciones en las que los presos sufrieron problemas respiratorios durante prologadas agonías.
La Corte Suprema de Estados Unidos volverá a debatir en abril sobre este polémico método luego de varias ejecuciones en las que los presos sufrieron problemas respiratorios durante prologadas agonías. AP

Siete años después de instaurar la inyección letal, la Corte Suprema de Estados Unidos volverá a debatir en abril sobre este polémico método luego de varias ejecuciones en las que los presos sufrieron problemas respiratorios durante prolongadas agonías.

En abril del 2008, en su decisión “Baze vs Rees”, el mayor tribunal del país dictaminó que la inyección letal no viola la Octava Enmienda de la Constitución, que prohíbe todo “castigo cruel e inusual”.

La Corte podría prohibir el controvertido sedante midazolam, empleado en tres ejecuciones fallidas en el 2014 y que no está aprobado por la Agencia Federal de Alimentos y Drogas (FDA) como anestesia.

El caso fue planteado por cuatro presos de Oklahoma (sur) condenados a la pena de muerte, uno de ellos ejecutado antes de que la semana pasada se suspendiera el uso de esa droga en ese Estado.

Las farmacéuticas rechazan que sus productos sean usados en las ejecuciones y los 32 estados que avalan la pena capital encaran una escasez de drogas.

En sentido estricto, la Corte acordó el 23 de enero considerar el uso de midazolam en las inyecciones letales en Oklahoma, donde un condenado padeció una agonía de 43 minutos, retorciéndose de dolor hasta morir.

La Corte decidirá, a finales de abril, si el midazolam logra sedar por completo al condenado para asegurarse de que no sienta dolor cuando le inyecten las otras drogas que lo paralizan y luego lo matan.

Los nueve jueces del Supremo también considerarán si un condenado debe probar si existe un método de ejecución disponible.

Este ansiolítico es usado en Oklahoma y otros estados como anestesia para que el condenado quede inconsciente antes de que le apliquen la inyección mortal.

Pero la droga no es 100 por ciento efectiva y la FDA no la ha aprobado como anestesia. Los expertos sostienen que si la dosis es incorrecta, el reo puede sentir un dolor terrible después de ser puesto en estado de parálisis, lo cual, según los críticos a la medida, viola la Octava Enmienda.

El midazolam fue usado en tres ejecuciones el año pasado durante las cuales la agonía fue larga y con un elevado sufrimiento.

El 16 de enero de 2014, Dennis McGuire murió 26 minutos después de padecer un intenso sofoco.

El 29 de abril, Clayton Lockett agonizó durante 43 minutos, con intensos gemidos, antes de morir.

El 23 de julio, Joseph Wood falleció en Arizona 117 minutos después de que le aplicaran la inyección.

Usualmente se espera que las ejecuciones con la inyección letal duren 10 minutos.

  Comentarios