Estados Unidos

Obama se ofendió con la llamada en la que Romney aceptó su derrota

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, durante la presentación de su proyecto presupuestario para el año fiscal 2016 en el Departamento de Seguridad Nacional, en Washington DC.
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, durante la presentación de su proyecto presupuestario para el año fiscal 2016 en el Departamento de Seguridad Nacional, en Washington DC. EFE

El presidente Barack Obama se sintió molesto con la llamada en la que el candidato republicano a la Presidencia en 2012, Mitt Romney, reconoció su derrota, al sugerir que Obama ganó solo por el voto negro, según revela un nuevo libro del estratega de la campaña demócrata.

En “Believer: My 40 Years in Politics”, que se publicará el próximo 10 de febrero, el estratega David Axelrod cuenta que Obama estuvo “sin sonreír durante la llamada y un poco irritado cuando terminó”, según el diario “New York Daily News”, que adelantó el miércoles parte del contenido de la obra.

En la descripción que hace Axelrod de la llamada explica que Obama le dijo que Romney le felicitó por haber conseguido el voto en lugares como Cleveland y Milwaukee. “En otras palabras, los negros”, agregó Obama, “eso es de lo que él (Romney) cree que se trata todo esto”.

En las más de 400 páginas que tienen estas memorias, de las que el diario obtuvo una copia adelantada, Axelrod también cuenta algunos entresijos de las relaciones entre otros miembros de alto perfil del Gobierno de Obama.

En concreto hace referencia a la complicada relación entre el ex jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, quien se sentía “incómodo” con la asesora del mandatario Valerie Jarret, amiga cercana a la familia Obama.

“No quiero tener que lidiar con la mejor amiga del presidente”, dijo el actual alcalde de Chicago, según el estratega de campaña.

Axelrod revela además que Obama consideró brevemente en 2008 nominar para la Corte Suprema a Hillary Clinton, quien finalmente fue secretaria de Estado.

El estratega, ex periodista del “Chicago Tribune”, comentarista político y fundador de la consultora privada AKPD, fue fichado recientemente como asesor por el Partido Laborista británico para las elecciones generales de este año.

Axelrod trabajará junto con el responsable de Asuntos Exteriores laborista, Douglas Alexander, que dirigirá la estrategia electoral del partido que lidera Ed Miliband.

  Comentarios