Finanzas

Décimo récord consecutivo del Dow Jones

El principal indicador de Wall Street, el Dow Jones de Industriales, registró un récord por décimo día consecutivo al alcanzar los 20,810,32 puntos.

Aunque esta vez no avanzó tanto como el miércoles, el Dow Jones consiguió subir 34.72 puntos, un 0.17 por ciento, mientras que el S&P 500 también cerró en números verdes, con un progreso leve del 0.04 % hasta 2,363,81 enteros.

El buen ambiente, que predomina en el parqué neoyorquino desde la elección el pasado mes de noviembre del presidente Donald Trump, se achacó el jueves a los comentarios del nuevo secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en una entrevista televisada.

En ella, el alto cargo declaró que la reforma fiscal que planea Trump, de la que los inversores esperan noticias, pero de la que se han dado muy pocos detalles hasta la fecha, va a ser “muy significativa”.

Dijo asimismo que se espera que esta reforma sea aprobada para el próximo mes de agosto, y reiteró que el objetivo del nuevo gobierno es que la economía estadounidense crezca “a un ritmo sostenido de 3% o más”.

El Nasdaq, sin embargo, fue el indicador que hasta cierto punto aguó la fiesta del parqué neoyorquino al cerrar en números rojos con una bajada del 0.43 por ciento hasta los 5,835,51 puntos.

Este es el segundo día seguido que el Nasdaq no se comporta, pero es sólo la primera vez en lo que va de año que cierra en negativo dos jornadas consecutivas, lo cual también es un indicativo claro del registro casi intachable de Wall Street durante este 2017.

El Nasdaq no pudo con las importantes pérdidas registradas por empresas de biotecnología, como Intercept Pharmaceuticals, que cayó un 5.6 por ciento y Nvidia, que retrocedió un 9.3 por ciento.

Pese a la bajada del Nasdaq de hoy, los inversores estadounidenses parecen seguir entusiasmados con el nuevo presidente y sus supuestas medidas para estimular la economía, las cuales el gobierno parece mencionar cada cierto tiempo de forma estratégica con el fin de mantener viva la llama en Wall Street.

La paciencia, sin embargo, no es infinita, y queda por ver si el parqué neoyorquino seguirá aguantando mucho tiempo más sin saber exactamente cuál es el plan mágico de Trump.

  Comentarios