Finanzas

Alba Castillo Adamo lleva la imagen de Coca-Cola a los hispanos

Alba Castillo Adamo, directora del grupo de mercadeo hispano de Coca-Cola para Norteamérica, durante su intervención en Hispanicize en Miami, el pasado viernes.
Alba Castillo Adamo, directora del grupo de mercadeo hispano de Coca-Cola para Norteamérica, durante su intervención en Hispanicize en Miami, el pasado viernes. el Nuevo Herald

La felicidad se proyecta de adentro hacia afuera. Así la definió, con su personalidad refrescante y sencilla, Alba Castillo Adamo, directora del grupo de mercadeo hispano de Coca-Cola para Norteamérica, en el Día de la Felicidad, el 20 de marzo, durante el evento Uncap your Happiness / Destapa tu felicidad, que invitó a descubrir las formas de ser más feliz y se celebró dentro del marco de Hispanicize 2015, en Miami.

“La felicidad es el balance, mi hija, mi familia”, expresó la ejecutiva –de 45 años, madre de Sofia Romelia, una niña de 4 años, y quien está al frente de las estrategias de Coca-Cola para los consumidores hispanos.

Por otra parte, anotó, que Coca-Cola tiene mucho que ver con la celebración. Se creó como un elíxir de la felicidad hace 129 años en Atlanta. Este año, además, se celebra el centenario de la botellita clásica de Coca-Cola.

Castillo Adamo entiende las motivaciones de los hispanos y es de donde parten sus estrategias de mercadeo para más de 500 productos de esta compañía de bebidas, la más grande del mundo.

“El consumo de los productos es similar entre hispanos y anglos. Lo que cambia es la forma como cada grupo celebra. Para el hispano es importante la tradición familiar, sentarse a comer en familia. El americano es más independiente. También celebran de manera diferente los deportes”, comparó.

En su experiencia personal, lo que más extraña de esas costumbres familiares en Colombia, su país natal, son las novenas navideñas con sus villancicos. Además, dice que en el fondo se siente una dreamer (soñadora).

“Era una época difícil en Colombia. Allí uno siempre tenía el sueño americano de venir a Estados Unidos y tener las oportunidades de aprender y progresar”, recordó del momento en que decidió cumplir ese sueño.

Castillo Adamo nació y creció en Bucaramanga, donde estudió en el Colegio de la Santísima Trinidad. Cuando cumplió los 18 años, su abuelo, propietario de una Eternit, distribuidora de ladrillos, la apoyó en su deseo de venir a Estados Unidos.

“Mi madre era soltera y crecimos con el apoyo de mis abuelos”, dijo.

Recién llegada a Miami, no había mucho dinero y lo primero que hizo fue conseguir un trabajo como mesera en Ruby Tuesday. Pero pronto se matriculó en Miami Dade College para aprender inglés.

“Tenía que aprender inglés para no seguir haciendo este trabajo el resto de mi vida”, dijo.

De Ruby Tuesday pasó a trabajar como anfitriona en la cafetería del Miami Airport Hilton. Paralelamente, adelantaba su carrera en administración hotelera en FIU.

A los 22 años, Castillo Adamo fue nombrada gerente junior de ventas de la sección de banquetes del Hotel Fontainebleau, en Miami Beach. Así inició su ascenso en diferentes cargos, cinco años en la cadena de Hoteles Hilton y cinco en los Hoteles Hyatt.

Con los Hyatt fue transferida a Atlanta, como directora de banquetes, donde era la encargada de las diferentes convenciones. En uno de tantos eventos conoció a la ejecutiva de Coca-Cola, Brenda Hoffman, quien le preguntó si alguna vez había pensado trabajar en esa compañía.

“Le contesté que no lo había pensado, pero que en ese momento sí”, recordó.

Castillo Adamo se vinculó a la compañía en 1999 y desde entonces ha ascendido en siete cargos. Desde hace un año, lidera la división del mercado hispano.

“Empezar desde Ruby Tuesday y trabajar en equipo en las diferentes convenciones me ayudó a entender la importancia de cada persona en esa cadena de producción, desde la que se encarga de la limpieza, hasta la que recibe los pedidos o atiende al público”, dijo.

La ejecutiva, que es invitada asidua a conferencias con estudiantes de negocios de diferentes universidades del país, expresó que las campañas de Coca-Cola tienen la prioridad de crear una imagen de amor y valores relacionados con la marca entre los consumidores hispanos. Para esos consumidores, Coca-Cola patrocinó, por ejemplo, en el 2014, la Copa Mundial de Fútbol en Brasil y gastó $1,000 millones en publicidad.

Castillo Adamo también mencionó la participación de Coca-Cola en el Día Internacional de la Mujer, celebrado el 8 de marzo, en conjunto con el Movimiento Adelante, fundado por la empresaria y productora cubana, Nely Galán. Este tiene como fin empoderar a las latinas en Estados Unidos en materia económica, a través de la inspiración, motivación, capacitación y recursos para sacar adelante sus proyectos.

“Si ayudas a las latinas a que se eduquen, ayudas a sus familias, a la comunidad y a la economía. Las mujeres invierten el 90 por ciento de sus ingresos en sus familias”, finalizó.

Siga a Ivonne Gómez en Twitter: @Ivonnegomezcam

  Comentarios