Finanzas

Es tiempo de decidir antes de que suban los intereses hipotecarios

Cuando se acerca la época de huracanes hasta los más dejados se apresuran a considerar un plan de acción con que capear el temporal, pues nadie desea que se le caiga encima el techo de la casa ni tener que salir de urgencia, con la familia, el perro y los bártulos al hombro, para el primer refugio que se les ofrezca.

Si considera familiar lo planteado en el párrafo anterior y piensa comprar una vivienda, la cual aspire a financiar con un banco, apresúrese a tomar su plan de contingencias, pues para mediados de este año 2015, el pronóstico es que los intereses van a subir; y si suben los intereses, por consecuencia directa, subirán los intereses hipotecarios.

En ocasiones solemos decir que uno o dos puntos adicionales que nos carguen al porcentaje anual a pagar, como interés directo, vinculados a un préstamo hipotecario, no tendrá mayor consecuencia, pero la realidad es que sí, que pesan al momento de ser calificados para optar por una hipoteca inmobiliaria y más pesarán durante el transcurso del pago de la misma. Esto, en ocasiones, hace incosteable el pago mensual y genera consecuencias financieras que pueden afectarnos de por vida.

Pero si difícil es cumplir con los pagos mensuales, más aún lo es calificar para un préstamo hipotecario, pues los pagos mensuales pueden sobrepasar la capacidad de absorción de desembolso del solicitante y esto es una segura negativa al préstamo y un mazazo demoledor al sueño de poseer una vivienda.

Hagamos un pequeño ejercicio demostrativo de cómo se comportaría el pago de un préstamo con cuatro diferentes porcentajes anuales, aplicados al capital principal que solicita un comprador –principal e interés solamente. Digamos que por cada $100,000 solicitados en préstamo, a término fijo, a pagar en 30 años, la diferencia de pagos sería como sigue:

$100,000 x 3.5% x 360 = $449.04 principal e interés (P&I).

$100,000 x 4.5% x 360 = $506.69 P&I

$100,000 x 5.5% x 360 = $567.79 P&I

$100,000 x 6.5% x 360 = $632.07 P&I

El análisis es muy simple y más aún la comprensión del concepto: a mayor tasa de interés hipotecario, más alto será el pago mensual, sin que esto afecte en lo más mínimo el repago del capital principal.

Sé que actualmente el mercado inmobiliario está transitando una situación poco acostumbrada, pues pasamos de un mercado de compradores a un mercado de vendedores en poco menos de un año, creando esto falsas expectativas, tanto en los compradores, que aún andan en la ilusoria búsqueda de gangas, como en los vendedores, que consideran que ahora el mercado les pertenece y los compradores tienen que pagar lo que se les pida.

No es este un buen momento para dilucidar cuál de los dos bandos tiene la razón, pero sí sería bueno señalar que, cuando el poder de solicitud de préstamos hipotecarios merme para los compradores, producto de la subida de los intereses, los precios tendrán que acomodarse a la nueva realidad. De igual manera, muchos compradores verán escapar el sueño de sus vidas, producto de insuficiencia de capacidad para el repago de la hipoteca que se solicitan.

José A. “Tony” Ruano es autor del libro “Bienes raíces: Manual

práctico de compra, venta y administración.”

tony@ruanobrokers.com

  Comentarios