Finanzas

Nuevo CEO busca revolucionar a General Electric tras ‘inadmisibles’ resultados

GE reportó una caída de ganancias atribuida a la permanente debilidad de las áreas de electricidad, petróleo y gas y dijo que en los próximos dos años reducirá activos por $20,000 millones.
GE reportó una caída de ganancias atribuida a la permanente debilidad de las áreas de electricidad, petróleo y gas y dijo que en los próximos dos años reducirá activos por $20,000 millones. AP

General Electric (GE) presentó el viernes resultados trimestrales “inadmisibles” para su nuevo CEO quien prometió drásticos cambios en el enorme conglomerado estadounidense.

GE reportó una caída de ganancias atribuida a la permanente debilidad de las áreas de electricidad, petróleo y gas y dijo que en los próximos dos años reducirá activos por $20,000 millones.

Tras el informe, las acciones cayeron 7.0% antes de la apertura del mercado y siguieron en rojo durante casi toda la sesión. Empero declaraciones de su jefe ejecutivo John Flannery obraron como bálsamo y terminaron con ganancia de 1.06%.

“Necesitamos muchos cambios grandes”, dijo Flannery en una teleconferencia con analistas. “Nuestros resultados son inadmisibles, por decir lo menos”, afirmó el ejecutivo que lleva poco de más de dos meses en el cargo.

Flannery prometió presentar el 13 de noviembre un plan para impulsar el crecimiento de ese grupo industrial de 125 años. Aseguró que 2018 será un “año de reinicio”.

En el trimestre cerrado el 30 de setiembre las ganancias netas fueron de $1,800 millones; 9.7% menos respecto al mismo trimestre del año pasado.

Los ingresos subieron 14.4% a $33,500 millones como reflejo de la adquisición de la firma de servicios petroleros Baker Hughes.

GE recortó su previsión de ganancia ajustada anual por acción a $1.05 desde $1.10.

Los ingresos y ganancias cayeron en la división de energía y sus activos tuvieron una depreciación de $1,200 millones.

El jefe financiero de GE, Jeff Bornstein, dijo que el grupo no hizo una buena lectura del mercado de energía e invirtió en demasía en sectores cuyos retornos fueron insuficientes.

El petróleo y el gas fueron otra carga. GE destinó $267 millones para gastos de reestructura en medio de bajas inversiones de sus compañías de exploración y producción.

Las divisiones de GE que tuvieron un mejor desempeño incluyeron las de aviación, salud y energías renovables.

“Este resultado es mucho peor del que esperábamos”, dijo el banco Goldman Sachs en una nota.

  Comentarios