Finanzas

Consejo financiero: diferencias entre una buena y mala deuda

Las personas tienden a agrupar todas sus deudas; sin embargo, no son todas iguales. Conocer la diferencia entre una buena y una mala deuda puede ayudarlo a tomar mejores decisiones financieras.
Las personas tienden a agrupar todas sus deudas; sin embargo, no son todas iguales. Conocer la diferencia entre una buena y una mala deuda puede ayudarlo a tomar mejores decisiones financieras. MCT

Las personas tienden a agrupar todas sus deudas; sin embargo, no son todas iguales. Conocer la diferencia entre una buena y una mala deuda puede ayudarlo a tomar mejores decisiones financieras.

No hace mucho tiempo, cuando las personas necesitaban una suma grande de dinero adicional, los préstamos con garantía en el valor líquido de la vivienda era la fuente disponible. Tras la crisis inmobiliaria, estos virtualmente se extinguieron. Entonces, los planes 401(k) se convirtieron en las nuevas fuentes populares de préstamos porque: “¿Cuál es el problema? Si sólo estoy pidiéndome prestado a mí mismo.” (Ya que estamos, no se endeude con su plan 401(k). Le costará muchísimo dinero a largo plazo).

En lugar de sumirse en una espiral de deuda desagradable cuando deba recurrir a sus ahorros para la jubilación, debe entender la naturaleza de su préstamo. La clave es conocer la diferencia entre una buena deuda, una deuda necesaria y una mala deuda.

Las deudas buenas incrementan su valor en el tiempo. Una hipoteca es un ejemplo de una buena deuda. Es para un activo, su casa, que satisface la necesidad de tener un techo, contribuye a su patrimonio y tiende a revalorizarse. Pero esta balanza puede inclinarse hacia el otro lado y convertirse en una mala deuda cuando, por ejemplo, usted tiene una hipoteca que no puede afrontar o intenta apostar a comprar y vender en un tiempo breve.

Existe una deuda necesaria para cosas que mejoran su posición en la vida. Un préstamo para estudios, por ejemplo, es una deuda necesaria para financiar su educación, que crea un potencial de ganancias. Un préstamo para comprar un automóvil para trasladarse hacia el trabajo es otro ejemplo —pero aquí también, endeudarse en exceso para un automóvil lujoso puede convertirse en una mala deuda.

La deuda para consumo es una mala deuda. Los bienes de consumo casi siempre pierden su valor. Algunos ejemplos de mala deuda son la indumentaria, las vacaciones y la comida. Pagar durante meses o años en el futuro por algo que consumió ayer no es la manera de salir adelante financieramente.

Si usted posee deudas, sin importar la fuente, elimínelas tan pronto como pueda efectuando pagos más elevados de los que contempla un plan de cuotas o el pago mínimo de la tarjeta de crédito.

Hay dos estrategias útiles para reducir deudas: 1) el enfoque bola de nieve, donde paga primero el saldo más bajo y luego va incrementando los pagos hasta el más alto; y 2) el método descendente, donde se colocan fondos adicionales para el saldo empezando por la tasa de interés más alta. La segunda es un aliciente psicológico porque el número de préstamos va disminuyendo, mientras que la primera le permite ahorrar más en intereses.

Aquí le presento un sitio con una función de cálculo avanzada (la última vez que ingresé registrarse era gratuito) que brinda varias opciones para pagar deudas – puede compararlas fácilmente utilizando el tabulador.

Cuanto más paga, más rápido se saca el peso de encima y menos son los intereses que paga. Y, lo más importante, cuanto antes se libere de sus deudas, más rápido puede comenzar a ahorrar. No se puede avanzar hasta no contar con ahorros líquidos e inversiones.

Siga a AdviceIQ en Twitter: @adviceiq.

Larry R. Frank Sr., es planificador financiero certificado y asesor de inversión registrado (California) en Roseville, California. Es autor del libro Wealth Odyssey. Posee una maestría en administración de empresas con énfasis en finanzas, y una licenciatura en física recibida con honores que le permiten tener una visión dinámica del mundo del dinero. Sus investigaciones revisadas por colegas se publican en Journal of Financial Planning.http://blog.betterfinancialeducation.com/.

AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ. Aparecen nuevos asesores clasificados a diario.

  Comentarios