Finanzas

Consejo financiero: Tres opciones de ahorro para la jubilación

Es recomendable elaborar un plan financiero sólido, incluso aunque no contrate a un asesor. Sienta las bases para que tome decisiones acertadas respecto a sus ahorros para la jubilación.
Es recomendable elaborar un plan financiero sólido, incluso aunque no contrate a un asesor. Sienta las bases para que tome decisiones acertadas respecto a sus ahorros para la jubilación. Getty Images

Todos nos hemos encontrado alguna vez en la situación de preguntarnos qué hacer ante semejante oferta de cuentas de ahorro para la jubilación. La pluralidad de opciones puede resultar abrumadora hasta que uno se da cuenta de que, en realidad, todo se reduce a tres cuestiones. Ahora que ya lo sabe, empezar a tomar decisiones le resultará mucho más sencillo.

No importa si tiene una cuenta de jubilación individual Roth, una cuenta IRA tradicional, un plan 401(k) patrocinado por su empleador o un plan de remuneración diferida. Usted deberá tomar las siguientes tres decisiones:

▪ Cuánto aportar;

▪ Cómo asignar fondos a las distintas clases de activos;

▪ Qué fondos elegir.

Una de estas tres decisiones incide mucho más que las otras en el éxito general de sus planes. La cantidad que aporte a sus cuentas tiene mucho más peso en el resultado de un plan que la posible asignación de activos o la elección del fondo que eventualmente realice, incluso en las mejores circunstancias.

Esto no significa que usted no deba prestar especial atención a las otras dos cuestiones, pero la experiencia indica que puede tomar alguna que otra decisión errada respecto a ellas sin que se hunda el barco. Al optar por maximizar el ahorro, sentamos las bases para la asignación de activos.

Todos los años, el Servicio de Rentas Internas indica cuánto se puede aportar a las distintas cuentas. Por ejemplo, en 2015, la contribución máxima al plan 401(k) es de $18,000, con la posibilidad de efectuar una contribución adicional de $6,000 para personas de más de 50 años.

Como regla general, usted debe destinar, como mínimo, ahorros para la jubilación suficientes para maximizar la contribución de equiparación de su empleador, suponiendo que esté disponible. Por otra parte, cuanto más ahorre, más podrá beneficiarse de la capitalización.

Las decisiones que tome respecto a la asignación de activos —es decir, qué porcentaje invertir en acciones y bonos, así como en subclases de activos, entre ellas, acciones de capitalización alta, media o baja, obligaciones negociables o títulos públicos— dependen de sus propios plazos, tolerancia al riesgo y necesidades de rentabilidad.

En ocasiones, cada clase de activo le ofrece más que la elección de un fondo. El primer aspecto a comparar es el índice de gastos, es decir, los costos operativos del fondo como porcentaje de sus activos. Éste es el factor más simple que puede controlar. Un fondo de bajo costo puede hacer una diferencia mayor que una asignación de activos agresiva en los últimos años del plan.

Sin embargo, apuesto a que hay un aspecto de todo este proceso que le pasó inadvertido y consiste en elaborar un plan general. Esto implica fijar metas, elaborar un plan que indique cómo alcanzarlas y luego llevar ese plan a la práctica, respetarlo por difícil que sea y hacer seguimiento continuo del progreso.

Estoy seguro de que está pensando: “¡Vaya! El planificador nos está recomendando que tengamos un plan”. Es cierto. Pero le recomiendo que elabore un plan financiero sólido, incluso aunque no contrate a un asesor. Sienta las bases para que tome decisiones acertadas respecto a sus ahorros para la jubilación.

Siga a AdviceIQ en Twitter: @adviceiq.

Jim Blankenshipes, planificador financiero certificado y agente inscripto, y planificador financiero independiente en Blankenship Financial Planning, en New Berlin, Ill. Es autor de An IRA Owner’s Manual y de A Social Security Owner’s Manual. En su blog Getting Your Financial Ducks In A Row escribe regularmente acerca de impuestos, ahorros para la jubilación y el Seguro Social.

AdviceIQ publica artículos de calidad sobre finanzas personales, escritos por asesores financieros y editores de AdviceIQ. Clasifica a los asesores de su área por especialidad, incluyendo a pequeñas empresas, doctores y clientes de recursos modestos, por ejemplo. Aquellos que registran el mayor número de clientes en una determinada categoría de especialidad se clasifican en los puestos más altos. Asimismo, AdviceIQ examina los asesores clasificados de modo que sólo participen aquellos con historiales reglamentarios impecables. AdviceIQ fue lanzado el 9 de enero de 2012 por ejecutivos, editores y tecnólogos experimentados de Wall Street. En este momento, los inversionistas podrán ver muchas clasificaciones de asesores, si bien en algunas áreas se clasifican solo unos pocos. Consulte la clasificación con frecuencia, ya que miles de asesores son en este momento analizados por AdviceIQ. Aparecen nuevos asesores clasificados a diario.

  Comentarios