La mayoría de nosotros nos consideramos personas razonables y objetivas a la hora de invertir (o de tomar cualquier decisión en ese sentido). Sin embargo, ciertos sesgos y comportamientos sutiles influyen mucho sobre nosotros.
La mayoría de nosotros nos consideramos personas razonables y objetivas a la hora de invertir (o de tomar cualquier decisión en ese sentido). Sin embargo, ciertos sesgos y comportamientos sutiles influyen mucho sobre nosotros. Mr. Vector Getty Images/
La mayoría de nosotros nos consideramos personas razonables y objetivas a la hora de invertir (o de tomar cualquier decisión en ese sentido). Sin embargo, ciertos sesgos y comportamientos sutiles influyen mucho sobre nosotros. Mr. Vector Getty Images/