Finanzas

Creen que baje el estímulo económico

Alfonso Fernandez /

La Reserva Federal comenzó el martes su reunión de dos días, en la que analiza la política monetaria del país y tras la cual se espera una nueva reducción en el programa de estímulo mediante la compra de bonos.

En ella, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés), órgano del banco central que gestiona la política monetaria, se prevé que rebaje el volumen mensual de compra de bonos de $25,000 millones a $15,000 millones, la misma cantidad de rebaja que viene haciendo en cada reunión desde el inicio de la retirada de los estímulos, a finales del 2013.

Con esta reducción gradual, la Fed mantiene la senda anticipada para concluir el multimillonario programa de inyección de liquidez en su encuentro de octubre, en un contexto de paulatina recuperación económica.

No obstante, la gran duda serán los posibles indicios que deje entrever el banco central de cara a la primera subida de tipos de interés, actualmente entre el 0% y el 0.25%, y que contempla para el próximo año.

Además del habitual comunicado de la Fed a la conclusión del encuentro, mañana miércoles, la institución ofrecerá sus nuevas actualizaciones de previsiones de crecimiento económico, que en junio situó entre el 2.1% y el 2.3% para el 2014.

Y, sobre todo, el plato fuerte será la rueda de prensa de la presidente de la Reserva, Janet Yellen, en la que comentará las perspectivas monetarias del país a las 2:30 p.m. hora local.

Los analistas coinciden en que el 2015 será el año del final del dinero barato en Estados Unidos como consecuencia de la primera subida de tipos desde la crisis financiera del 2008, pero discrepan a la hora de señalar el momento exacto.

Aunque el consenso parece situarse a mitad de año, algunos miembros de la Fed han instado a adelantar la subida a abril o mayo ante las señales de progresos económicos.

Tras un complicado inicio del año, donde la economía de EEUU registró una contracción en el primer trimestre a causa de un invierno inusualmente largo y duro, el segundo trimestre ofreció buenas noticias con un crecimiento del 4.2%.

Igualmente, el empleo, que junto con la estabilidad de precios son los dos elementos del doble mandato de la Fed, continuó con su paulatina mejoría y en agosto cerró en un 6.1%, frente al 7.2% de un año antes.

En el frente de los precios, también se han visto avances, ya que han registrado una tendencia alcista desde el 1% de comienzos de año, distanciando los temores generados por la baja inflación.

A finales de agosto, en la exclusiva reunión de titulares de bancos centrales de Jackson Hole, Wyoming, Yellen reconoció la necesidad de contemplar esta eventual subida de tipos.

“Con la economía acercándose a nuestros objetivos, es natural que nuestro énfasis vire hacia los obstáculos que persisten, lo rápido que pueden superarse y, por consiguiente, en qué condiciones debemos empezar a retirar los estímulos extraordinarios”, afirmó la presidenta de la Fed,

Sin embargo, Yellen rápidamente precisó que “la política monetaria debe ser gestionada finalmente en un modo pragmático que no se base solo en un indicador o modelo particular” y reiteró que todavía persiste “debilidad” en el mercado laboral.

  Comentarios