Finanzas

Trump intenta apaciguar al sector agrario tras su guerra comercial con China

Hou Wenlin, quien fundó la Cooperativa de Especialidades Agrícolas Modernas de Linfeng, en un campo de soja en Xiaowusili. Las tarifas de represalia de Pekín hacen que la soja estadounidense sea más cara.
Hou Wenlin, quien fundó la Cooperativa de Especialidades Agrícolas Modernas de Linfeng, en un campo de soja en Xiaowusili. Las tarifas de represalia de Pekín hacen que la soja estadounidense sea más cara. NYT Foto de archivo

El presidente, Donald Trump, aprovechó el miércoles, las redes sociales para intentar apaciguar los ánimos del sector agrícola del país, uno de los que se podría ver más seriamente afectado por la guerra comercial que la Casa Blanca mantiene en estos momentos con China.

“Estoy en Bruselas, pero siempre pensando en nuestros granjeros. La (venta de) soja cayó un 50 por ciento entre el 2012 y mi elección. Los granjeros lo han pasado mal desde hace 15 años”, sostuvo Trump, sin citar fuentes, en su cuenta personal de Twitter, aparentemente aprovechando un receso en la cumbre de la OTAN.

El presidente achacó esta mala racha a las “barreras comerciales y arancelarias” de otros países, las cuales, según dijo, “han estado destruyendo” el negocio agrario nacional.

“Abriré las cosas (en referencia a los mercados extranjeros), mucho más de lo que lo han estado jamás, pero las cosas no pueden precipitarse. Estoy luchando por establecer un escenario más justo para nuestros granjeros ¡Y ganaremos!”, aseguró Trump.

Estas declaraciones se producen horas después de que Washington estableciera una segunda batería de sanciones contra Pekín, como represalia a la respuesta china a un primer paquete de gravámenes de $50,000 millones, a los que Pekín respondió con idénticas medidas.

La respuesta del Gobierno chino incluía la imposición de aranceles del 25 por ciento a 545 productos estadounidenses por valor de 34,000 millones, la mayoría de ellos agrícolas (sobre todo soja) y productos de consumo como automóviles o güisqui.

Trump ya avisó a Pekín de que impondría nuevos aranceles por valor de $200,000 millones en caso de represalias, tal y como hizo este martes, y también amenazó con un eventual tercer paquete de gravámenes de $300,000 millones si el gigante asiático vuelve a responder.

  Comentarios