Finanzas

Estudia en EEUU desde hace siete años. Ahora Bank of America le congeló su cuenta

Bank of America ha sido acusado de congelar o amenazar con congelar las cuentas de sus usuarios tras preguntarles cuál era su estatus legal en el país.
Bank of America ha sido acusado de congelar o amenazar con congelar las cuentas de sus usuarios tras preguntarles cuál era su estatus legal en el país.

Saeed Moshfegh despertó un día a principios de este mes solo para descubrir algo muy extraño: aunque tenía suficiente dinero en su cuenta de Bank of America, no tenía acceso a esta.

Moshfegh es iraní y estudia para obtener su doctorado en Física en la Universidad de Miami (UM). Usa la cuenta para las transacciones diarias. Todo lo que tiene que hacer para mantenerla es mostrar una prueba de residencia legal cada seis meses.

“Me parece que era algo molesto, pero lo he estado haciendo”, dijo Moshfegh, que vive en EEUU desde hace siete años. Recientemente se casó con una estadounidense.

Moshfegh fue a la sucursal local del banco cerca de South Miami. Allí un funcionario le dijo que la documentación que él les había dado no la podían aceptar. Los directivos del banco insistieron en que Moshfegh debía llenar un formulario diferente. El banco estaba equivocado, afirma Moshfegh, ya que la planilla que él entregó era la correcta, basándose en su estatus actual como estudiante muy cercano a graduarse.

IMG_3848.jpg
Saeed Moshfegh

“El banco no sabe cómo funciona el sistema de inmigración, de modo que no quisieron aceptar mi documento”, dijo Moshfegh, de 36 años.

Sin poder tener acceso a su cuenta, Moshfegh no pudo pagar su alquiler esa semana. Los pagos con tarjetas de crédito fueron de repente rechazados.

El caso de Moshfegh no es único. En meses recientes, Bank of America ha sido acusado de congelar o amenazar con congelar las cuentas de sus usuarios tras preguntarles cuál era su estatus legal en el país. En julio, el periódico Kansas City Star publicó un reportaje sobre una pareja a la que se negó el acceso a sus cuentas después que Bank of America cuestionó si eran ciudadanos estadounidenses o tenían doble ciudadanía.

Según el reporte del diario, Josh Collins, nacido en Kansas, recibió una carta supuestamente del banco y de aspecto inusual en la que se le preguntaba sobre su estatus de ciudadanía. Collins dijo que pensó que el correo era basura y lo ignoró, solo para tener su cuenta congelada pocas semanas después.

Luego que se publicó su historia, Collins y su esposa recibieron mensajes de otras personas a quienes se les habían congelado sus cuentas desde hacía semanas, reportó el diario.

David Lewis, oriundo de Tennessee, dijo que recibió la misma carta de aspecto sospechoso que recibió Collins. En una entrevista con el Miami Herald, Lewis dijo que tiene una cuenta con Bank of America desde hace unos 30 años. En la carta, el banco le preguntó sobre su ciudadanía, sus ingresos y su número de Seguro Social.

Cuando Lewis llamó a Bank of America, le dijeron que le congelarían su cuenta si no llenaba los formularios que le pedían. La conversación telefónica lo llevó a cancelar su cuenta, dijo.

‘No hay nada nuevo’, según Bank of America

La prueba de ciudadanía no se exige para abrir una cuenta bancaria en EEUU, según Stephanie Collins, portavoz de la Oficina del Controlador de los Fondos, la agencia federal que supervisa las sucursales de bancos. A los bancos apenas se les requiere identificar y reportar transacciones sospechosas y mantener y actualizar la información del usuario, dijo Collins. Los bancos no han recibido ninguna nueva instrucción para obtener más la información sobre los usuarios.

En respuesta a preguntas del Miami Herald, Carla Molina, portavoz de Bank of America, dijo que no podía comentar sobre ningún caso específico. Pero agregó que no había cambios en la forma en que Bank of America recopila la información de los usuarios, entre ellas la ciudadanía, por lo menos en una década. El banco trata de contactar a los usuarios antes de cambiar el estatus de sus cuentas bancarias, dijo.

“No hay nada nuevo”, dijo Molina.

Por su parte, Paulina González, directora ejecutiva de California Reinvestment Coalition, una organización sin fines lucrativos que defiende y ayuda a las comunidades de bajos recursos, le dijo al Herald que está en desacuerdo. En los últimos meses, este grupo ha recibido varias quejas sobre la solicitud de pruebas de ciudadanía, y casi todos provienen de usuarios del Bank of America, dijo.

Un artículo en la revista American Banker también señaló que Bank of America es la única institución que específicamente enfrenta respuestas negativas debido a sus reglamentos.

Portavoces de Wells Fargo y Citibank dijeron que podrían preguntarle a sus usuarios sobre su ciudadanía, para de este modo cumplir con las reglas de lavado de dinero. Ambos portavoces dijeron que no hay ninguna nueva política donde se indague el estatus legal del cliente.

La portavoz de Bank of America agregó que las quejas de los nuevos usuarios podrían simplemente ser una respuesta para destacar la sensibilidad del debate sobre la inmigración en EEUU.

Sin embargo, González dijo que toda la polémica en torno a las medidas de los bancos ha terminado por crear un efecto en las comunidades de inmigrantes que sienten presión por parte de las decisiones que el gobierno del presidente Donald Trump ha venido tomando sobre los residentes extranjeros.

La coalición de González lanzó hace poco una petición a la que llamó “Dile a Bank of America: ayuda a los inmigrantes”, que acusa al banco de apoyar las redadas de la administración Trump sobre los inmigrantes. En la petición, que ya supera las 61,000 firmas, le piden al banco que “proteja los derechos civiles de los inmigrantes y que deje de recaudar información sobre el estatus migratorio de sus usuarios”.

Para Moshfegh, no fue hasta que conversó con varios funcionarios de Bank of America que pudo convencerlos de que lo dejaran tener acceso a sus fondos; sin embargo, el banco no le permitió mantener su cuenta.

“A Bank of America no le corresponde cerrarle la cuenta a un usuario”, dijo. “Los funcionarios de inmigración son diferentes de los de Bank of America. En un banco, me gustaría sentirme respetado y ser tratado como cualquier otro usuario. Pero me han tratado como un extranjero”.

  Comentarios