Finanzas

Buick Envision del 2019; hecho en China pero con estándares americanos

El Buick Envision del 2019 es un auto moderno, competitivo y atractivo, sin dudas.
El Buick Envision del 2019 es un auto moderno, competitivo y atractivo, sin dudas. Cortesía

Buick ha sobrevivido a la restructuración de la General Motors hace casi una década y hoy en día la marca vende tantos autos en China como en Estados Unidos. El Envision es producido en China por Shanghai GM y además de los dos mercados mencionados, se vende también en Canadá y México.

El Buick Envision del 2019 se ofrece en cinco modelos con distintos equipamientos. Las características estándar incluyen rines de 18 pulgadas, faros de xenón, luces antiniebla, un techo solar panorámico, una puerta trasera para manos libres con alturas de apertura ajustables, sensores de estacionamiento traseros.

También de modo estándar incluye el servicio OnStar, con conexión 4G LTE y un punto de acceso Wi-Fi, Bluetooth, una pantalla táctil de 8 pulgadas, integración de teléfonos inteligentes Apple CarPlay y Android Auto, y un sistema de sonido de seis bocinas con radio satelital.

El Essence agrega control de clima automático de tres zonas, tapicería de cuero, volante con calefacción y memoria en el asiento del conductor.

El modelo Premium ofrece rines de 19 pulgadas, faros LED, una mayor pantalla de información para el conductor y un sistema de audio Bose premium de siete bocinas. La versión Premium II agrega luces altas automáticas, carga inalámbrica, un sistema de estacionamiento automatizado, un sistema de navegación, una pantalla de visualización frontal, un soporte de muslos extensible para el asiento del conductor y asientos delanteros ventilados.

Motor y transmisión

El modelo base trae un motor de cuatro cilindros y 2.5 litros con 197 caballos de fuerza, 192 libras por pies de torque. El motor va acoplado a una transmisión automática de seis velocidades, y solo está disponible con tracción delantera. La tracción en todas las ruedas se puede agregar a los modelos Preferred y Essence.

Los modelos Premium y Premium II tienen tracción total de serie y vienen con un motor de 4 cilindros turbo-alimentado de 2.0 litros con 252 caballos de fuerza, 295 libras pies de torque, con una transmisión automática de nueve velocidades

El diseño interior y los materiales están a la altura de los estándares de automóviles de los vehículos de lujo. La visibilidad delantera es excelente, pero los gruesos pilares del techo trasero obstruyen la vista. Hay un montón de espacio en los asientos traseros para tres adultos.

El sistema de infoentretenimiento basado en GM de Buick es fácil de usar. La interfaz es intuitiva, hay una gran perilla de potencia y volumen, y la integración del teléfono inteligente Apple CarPlay y Android Auto, le permite encontrar las funciones que desea de forma familiar.

Al abatir los asientos traseros quedan libres 57.3 pies cúbicos de espacio de carga, menos que el promedio del segmento.

Incluye frenos de disco antibloqueo, control de tracción y estabilidad. Un buen número de bolsas de aire, incluyendo las de rodilla delanteras, laterales delanteras y traseras, y de cortina laterales de longitud completa.

Un sistema de advertencia de punto ciego y alertas de tráfico cruzado trasero son estándar en los modelos superiores, y opcionales la alerta de colisión frontal, y un sistema de alerta e intervención de abandono del carril.

El paquete Driver Confidence incluye un control de crucero adaptable, un sistema de cámara de estacionamiento de arriba hacia abajo y un sistema de mitigación de colisión frontal con frenado automático.

El motor turbo de 2.0 litros ofrece una buena potencia. Es suficiente para entrar sin problemas a las autopistas. El motor del modelo base de 2.5 litros es más lento y menos refinado, y puede hacer sentir al vehículo un poco pesado. La cabina se mantiene silenciosa en la carretera. La transmisión casi siempre está en la marcha correcta en el momento correcto, mostrando solo indicios ocasionales de indecisión momentánea.

En condiciones normales, la sensación del pedal de freno resultó buena, permitiendo llevar el auto a una parada rápida y suave. La suspensión también se sintoniza para favorecer la comodidad sobre la manipulación, y por lo que no sorprende que absorba la mayoría de los golpes con poco drama.

El precio comienza en $31,995, mientras que su rendimiento oscila entre las 25 millas por galón en la ciudad y 29 mpg en carretera con el motor de 2.5 l. (Turbo).

  Comentarios