Finanzas

Al igual que EEUU, Colombia se protege de la avalancha de importaciones chinas

Guillermo Elías Criado, presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines, considera que en buena hora el Congreso de su país sancionó la ley que permite a la industria textil nacional defenderse de la invación de productos chinos.
Guillermo Elías Criado, presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines, considera que en buena hora el Congreso de su país sancionó la ley que permite a la industria textil nacional defenderse de la invación de productos chinos. Foto: Cortesía.

Colombia estableció medidas arancelarias a prendas de vestir provenientes de países con los cuales no tiene acuerdos comerciales, con el propósito de establecer una equidad en las transacciones y favorecer un intercambio económico justo.

Los países que no han firmado acuerdos comerciales con Colombia contarán con una medida arancelaria a las importaciones de prendas de vestir del 37,9%, cuando el precio por kilo sea inferior a $20 y 10% de arancel más $3 por kilo cuando el precio sea superior a los $20. Estas prevenciones han sido aprobadas en el Plan Nacional de Desarrollo presentado por el presidente Iván Duque Márquez.

La medida que ha sido anunciada en medio de fuertes debates, no deja de ser ajena al conflicto comercial entre Estados Unidos y China. Ambas naciones han impuesto una serie de disposiciones arancelarias, que han sacudido de manera drástica los mercados internacionales.

Consecuente a lo anterior, varios países del mundo han implementado instrumentos arancelarios para frenar el creciente deterioro de sus empleos e industrias frente a la beligerancia comercial de los países asiáticos.

En las últimas semanas el sector textil en Colombia se enfrentó a uno de los momentos históricos más fuertes, pues le tocó desmentir las afirmaciones de los diferentes gremios colombianos de importadores que estaban en desacuerdo con el porcentaje arancelario.

Cabe resaltar que esta medida por la cual se estaba batallando es solo y únicamente para aquellos países que no tienen Tratados de Libre Comercio con Colombia.

La aplicación de aranceles a productos chinos por parte de Estados Unidos puede terminar afectando economías emergentes latinoamericanas, países a donde van a parar gran parte de estos bienes.

“Enhorabuena el Congreso de la República Colombiana aprobó estas iniciativas dentro del Plan Nacional de Desarrollo”, afirmó el presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines –CCCyA-, Guillermo Elías Criado, al ser consultado acerca de la trascendental decisión parlamentaria.

“De no haber sido incluidas y aprobadas estas escalas arancelarias nos estaríamos enfrentando a una crisis industrial y económica de aproximadamente 60,000 empresas del sector textil–confección en riesgo a desaparecer junto con más de un 1,600,000 empleos”.

En efecto, durante su campaña electoral, el ahora presidente Duque prometió considerar el hecho que en otros países como en China se produce con salarios de esclavitud y, en consecuencia, la industria colombiana se encuentra en desventaja.

“Hay que proteger los puestos de trabajo en Colombia”, dijo entonces Duque. “Importamos productos de países donde pagan unos sueldos de miseria. Vamos a poner aranceles para equiparar los esfuerzos de nuestros empresarios que sí cumplen con todas las exigencias laborales, como pago de impuestos, beneficios sociales y asignan a sus empleados y obreros salarios dignos”.

Mientras, Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías de Colombia, organización no gubernamental para proteger y velar por los derechos de la ciudadanía, lanzó un tuit en apoyo de la medida del Congreso: “@reddeveeduriascol protege la industria nacional y propone día nacional de la ropa colombiana donde vistamos solo prendas de confección nacional... por nuestros chinos (niños)!...”.

  Comentarios