Finanzas

Por qué alquilar un automóvil eléctrico puede ser lo mejor

Consumer Reports

Para la mayoría de los compradores de automóviles estadounidenses interesados en un vehículo eléctrico puro, la tecnología puede presentar una serie de consideraciones desconocidas. Es por este motivo que CR considera que, en vez de comprar, alquilar tiene más sentido. Estas son algunas de las razones:

La última tecnología. Los alquileres tienen períodos de propiedad limitados, generalmente, entre 2 y 4 años, lo que brinda a los compradores acceso a la última tecnología porque pueden entregar el vehículo eléctrico al final del alquiler para una actualización. Es más probable que los propietarios de vehículos eléctricos sean entusiastas de la tecnología que el más típico comprador de autos nuevos, dice Ed Kim, vicepresidente de análisis de la industria en la firma de consultoría automotriz AutoPacific, por lo que querrán la tecnología más moderna. Como con casi cualquier alquiler, los pagos son más bajos que un pago mensual habitual por la compra de un vehículo.

Créditos fiscales. Otro atractivo es la disponibilidad de créditos fiscales, que pueden ser federales o estatales. Aún así, los compradores que optan por alquilar un vehículo eléctrico deben prestar especial atención a ellos porque es la compañía que alquila y no el consumidor, quien tiene derecho al crédito, dice Mel Yu, analista de autos de CR. “A menudo pasan el crédito al consumidor, y eso se refleja en un costo reducido del alquiler”, dice. “Pero no están obligados a hacer esto, por lo que los compradores deben confirmar antes de firmar cualquier documento”.

Depreciación. Ese es el valor que pierde un automóvil con el tiempo. Es un factor para cualquier comprador de automóviles, pero afecta más a los vehículos eléctricos. Yu dice que los vehículos eléctricos se deprecian más rápido que los automóviles normales porque los créditos fiscales reducen de manera efectiva el precio original del automóvil, pero los alquileres suelen incluirlo en la ecuación del pago. “Un vehículo generalmente pierde alrededor del 50% de su valor en 3 años”, dice Yu. “Los compradores pueden deber más de su préstamo que lo que realmente vale el vehículo”. Al igual que con cualquier contrato de alquiler, existen restricciones, como cuántas millas se pueden conducir y cuánto desgaste se puede infligir.

  Comentarios