Finanzas

La tecnología en el mundo de los negocios

el Nuevo Herald

Las empresas que no aplican las nuevas tecnologías para sus negocios no solo están sacrificando su productividad, están arriesgando su bienestar.

Si, de acuerdo con una definición popular, la tecnología es la aplicación de los avances científicos para el beneficio de la humanidad, el mundo de los negocios debe también entrar en su ámbito de competencia e influencia. Ciertamente, la tecnología sigue cambiando la forma en que trabajamos. ¿Se acuerda cuando los teléfonos móviles eran lo último? Mi primer teléfono móvil parecía un ladrillo, sin embargo fue tan revolucionario que cambió para siempre la forma en que trabajaba y conducía mi negocio. Ahora hasta mi sobrino de siete años tiene un teléfono celular que usa constantemente para mandar mensajes de texto a sus amigos.

Hoy en día podemos trabajar aún más inteligentemente con productos que ofrecen una amplia gama de aplicaciones esenciales para los negocios. Se dice que el propósito de la tecnología no es para confundir al cerebro, sino para servir al cuerpo. Hoy eso es más cierto que nunca.

Además de ayudarnos a ser más eficientes, la tecnología también nos puede enseñar una lección valiosa. Si usted fuera a mirar a los distintos productos tecnológicamente anunciados en este o en cualquier otro periódico o revista, se dará cuenta que la mayoría fueron inventados o mejorados en los últimos 10 años. Esto se debe a que la tecnología mejora continuamente. Aquellos que trabajan en el mundo de la tecnología entienden que si no están mejorando las últimas versiones de sus productos, pronto se encontrarán fuera del negocio. Son parte de una cultura empresarial que fomenta la innovación y la creatividad, dos elementos fundamentales.

El mundo de la tecnología no puede dormirse en los laureles —y aquí radica una tremenda lección para aquellos de nosotros que queremos llegar a la excelencia. Debemos esforzarnos constantemente en mejorar todos los aspectos de nuestro trabajo. Desde nuestros productos hasta nuestros servicios, todo se puede hacer un poco mejor, un poco más inteligentemente.

En su libro titulado, “Word of Mouse: 101 + Tendencias de cómo compramos, vendemos, vivimos, aprendemos, trabajamos y jugamos” (Simon and Schuster, 2013), el autor Marc Ostrofsky señala que es imprescindible que las pequeñas empresas se mantengan al día con las últimas tendencias en la tecnología, aunque prefieran no hacerlo. “En el viejo mundo, hemos aprendido que si sigues haciendo lo que siempre has hecho, seguirás consiguiendo lo que siempre has conseguido. Eso puede ser cierto con la pérdida de peso, pero en el mercado ultra-competitivo de hoy, si sigues haciendo lo que siempre has hecho, sin duda va a caer detrás de los demás. Sus competidores en los negocios están utilizando las tecnologías, aplicaciones, herramientas de la Web y productos virtuales de gestión de relaciones con clientes y están cada vez mejorando, trabajando más inteligente y eficientemente. Por definición, esto significa que usted y su empresa están quedándose atrás”.

Aceptar lo que la tecnología tiene para ofrecer y aprender de lo que la tecnología nos puede enseñar, se trata de adoptar una actitud abierta a la maximización de la eficiencia y la búsqueda de la mejora continua — dos requisitos previos para el éxito en cualquier negocio, aunque se encuentre sentado en su escritorio en su oficina, o trabajando virtualmente desde prácticamente cualquier lugar.

Manny García-Tuñón es columnista de El Nuevo Herald y presidente de Lemartec, una firma de diseño y construcción de Miami.

manny@unosminutosconmanny.com

www.unosminutosconmanny.com

  Comentarios