Finanzas

Fannie Mae y Freddie Mac toman una decisión que hará felices a muchos

Después de pasar un tiempo agazapados, Fannie Mae y Freddie Mac –los gigantes del mercado hipotecario que manejan la mitad de los préstamos de EEUU– se han aparecido con tremendo regalo: un programa hipotecario que permite dar un depósito tan bajo como un 3% para comprar una casa permitiendo, desde luego a los que califican, saltarse a la torera el requisito del 20% de depósito requerido por los bancos.

Esta movida apunta a los compradores con buen crédito pero con poco efectivo en las manos. Ni que decir que esto ha suscitado las protestas de algunos que reclaman que estas dos entidades han vuelto a las andanzas y alientan de nuevo préstamos riesgosos como los que llevaron a la debacle hipotecaria de hace algunos años, causante de una crisis financiera de la que todavía nos estamos recuperando.

Sin embargo los ejecutivos que manejan estas dos instituciones, amigas de los ciudadanos de a pie, señalan que han escarmentado y que esta vez se han asegurado de poner precisas restricciones de salvaguarda.

Para los que aun están es ascuas, la Asociación Nacional Federal hipotecaria fue creada en 1938 bajo la tutela del entonces presidente Franklin D. Roosevelt. Sus siglas en ingles FNMA llevaron a llamarla cariñosamente Fannie Mae. Su “hermano” Freddie Mac fue concebido muchos años después, en 1970, con el nombre de Corporación Federal de préstamos Residenciales Hipotecarios. Contrario a los que muchos creen, no son agencias del gobierno, aunque sí operan bajo su patrocinio.

Las dos instituciones tienen la misión de estimular a que los bancos presten dinero a los ciudadanos de clase media para que puedan cumplir el sueño norteamericano de tener una propiedad a su nombre. Como a los bancos no les interesa quedarse con las hipotecas, estas dos instituciones se las compran y crean paquetes que venden a su vez a grandes inversionistas, quitándoles cierto peso y responsabilidad a las instituciones financieras.

“Tenemos seguridad de que estos préstamos van a ser beneficiosos para las instituciones financieras, seguros para Fannie Mae y presentarán una opción accesible y responsable para los que califiquen” dijo Andrew Bon Salle un ejecutivo de Fannie Mae.

Esta medida realmente llega como un sorbo de agua fresca para muchos sedientos de adquirir su propio hogar. Sin el amplio respaldo de estas dos empresas, que a raíz de la crisis habían elevado sus estándares para obtener préstamos, la posibilidad de adquirir una propiedad, había desaparecido para muchos, obligándolos a alquilar.

Ni qué decir que muchas instituciones financieras, que también habían condicionado al máximo sus préstamos, les hace nada gracia este nuevo programa revelado por estos dos gigantes hipotecarios. Consideran que exigir solo un 3% de depósito es de seguro tentar otra burbuja en el mercado inmobiliario.

Pero los “primos” se defienden señalando que los préstamos requerirán los mismos seguros que otros préstamos que exigen un 20% de depósito. También se cerciorarán de que hay un ingreso fijo por parte de los compradores que respalde el pago del préstamo y, sobre todo, recalcaron que los contribuyentes no nos quedaremos otra vez con la cuenta en la mano.

Por lo pronto muchos podrán sonreír y comprar.

  Comentarios