Finanzas

Año de récords en Wall Street

/

Un analista fianciero revisa la información en las computadoras del piso de la Bolsa de Valores de Nueva York el lunes.
Un analista fianciero revisa la información en las computadoras del piso de la Bolsa de Valores de Nueva York el lunes. AP

Uno tras otro, Wall Street ha logrado este año nuevos récords, en medio de un ánimo que pasa página a las angustias de hace un lustro y con un mercado que se consolida como el refugio más atractivo para los inversores.

Ello a pesar de que desde comienzos de diciembre ha venido anotando jornadas de pérdidas por razones coyunturales y la toma de beneficios y que, según los analistas, no ponen en riesgo el buen ejercicio anual con el que se espera termine el año.

Las ganancias ya se venían arrastrando desde el 2013. El 31 de diciembre del año pasado Wall Street cerró con 52 récords del Dow Jones de Industriales, su principal indicador, que alcanzó los 16,576.66 puntos.

Casi un año después, ese nivel ya es historia, el Dow Jones ha subido más de mil puntos, con una tendencia alcista clara desde que en marzo del 2009 tocó suelo después de fuertes caídas a causa de la crisis financiera que había estallado un año antes.

Por entonces llegó a situarse levemente por encima de los 6,000 puntos, y poco a poco ha ido remontando esas pérdidas, con fuerza desde el 2013 y especialmente desde agosto, un mes que sorprendió a todos.

Todo ello ha coincidido este año con un fortalecimiento del dólar frente a las otras divisas y con unos precios del petróleo que están en mínimos desde hace cinco años, lo que beneficia a muchas empresas y también al consumidor medio de Estados Unidos.

Se trata de un panorama que demuestra, como vienen insistiendo los analistas, que el mercado de Estados Unidos se está convirtiendo en un refugio seguro para los inversores, en medio de debilidades económicas de regiones como Europa o China.

“Tienes un mercado bursátil creciente y tienes un creciente valor del dólar. Se dispone así de un doble efecto que es irresistible para los inversores extranjeros”, sostiene Jefrey Saut, jefe de Estrategia de inversión de la firma Ramond James.

“La mayoría de los inversores europeos están más que dispuestos a seguir invirtiendo en Estados Unidos”, agrega Saut, que prevé para el 2015 un aumento de entre el 10% y el 12% en los niveles del selectivo S&P 500, el indicador preferido para muchos operadores.

No sólo europeos. El año 2014 se cierra con la exitosa operación bursátil del grupo chino Alibaba, que el 19 de septiembre debutó en Wall Street en la que ha sido considerada la mayor salida a bolsa en la historia del mercado.

Alibaba comenzó con un precio de salida de $68 la acción que quedó fulminado en la primera sesión, cuando terminó con $93.89. De hecho, había empezado a cotizar ese mismo día con un precio de $92.70, que quedó sobrepasado en pocas horas.

Ahora, a pesar de ese fuerte incremento inicial, Alibaba sigue anotándose ganancias, con el precio de sus acciones en torno a los $109 y con una colocación en bolsa que le ha permitido asegurar una recaudación de unos $22.000 millones.

La fiesta que ha vivido este año Wall Street se ha debido a muchos factores que, aunque en determinados momentos han quedado oscurecidos por crisis internacionales como la de Ucrania y la de Gaza, han logrado imponerse para generar buenos resultados.

Aparte del valor del dólar, del bajo precio del petróleo y de los efectos por las crisis ajenas, Wall Street ha venido cogiendo impulso por la recuperación del nivel del empleo, aunque no al ritmo que todos quisieran.

El último informe mensual del Departamento de Trabajo indica que, hasta fines de noviembre, en Estados Unidos se han creado este año 2.65 millones de empleos adicionales, con unas previsiones de que se alcancen los 3 millones al cierre del ejercicio.

Si se consigue esa meta, será el mayor aumento en la creación de empleo desde 1999, antes de que Wall Street sufriera uno de sus peores traumas en la historia del mercado, causado al estallar la burbuja tecnológica.

Para entonces, el índice compuesto del Nasdaq, enfocado en el mercado tecnológico, llegó a estar por encima de los 5,000 puntos en marzo del 2000, pero año y medio después, en octubre del 2002, llegó a caer hasta los 1,100 puntos.

Ahora, el Nasdaq está tocando los 4,800 enteros, con una marca imparable que, si nada lo obstaculiza, le puede permitir recuperar pronto los niveles de hace tres lustros, y sumarse con energía propia a la tendencia de Wall Street a sumar récord tras récord.

  Comentarios