Finanzas

La economía de EEUU da el mayor salto en 11 años

/

Un obrero se asoma al borde de una plataforma de construcción en el tope del One World Trade Center en Nueva York. El crecimiento de la economía de EEUU en el último trimestre fue del 5%.
Un obrero se asoma al borde de una plataforma de construcción en el tope del One World Trade Center en Nueva York. El crecimiento de la economía de EEUU en el último trimestre fue del 5%. AP

El crecimiento de la economía de Estados Unidos en el tercer trimestre alcanzó su mayor nivel en 11 años sobre igual trimestre anterior, según la tercera estimación del Departamento de Comercio publicada el martes.

El Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense aumentó 5% en términos anualizados en el período julio-setiembre, revisado al alza en 1.1 puntos porcentuales en relación a la segunda estimación (3.9%). Se trata del ritmo de expansión más fuerte desde el tercer trimestre del 2003.

Los analistas fueron sorprendidos por la cifra, ya que estimaban una revisión al alza menor, a 4.3%.

En el tercer trimestre, el vigor de la primera economía mundial se aceleró, incluso más que en el período anterior. De abril a junio, la economía se había recuperado de un invierno riguroso, registrando una expansión de 4.6%.

Esto fue considerado en gran parte como un rebote técnico, luego de las difíciles condiciones invernales del primer trimestre, que llevaron a una contracción de 2.1%.

La fuerte revisión al alza en el tercer trimestre refleja gastos de consumo todavía mayores, principalmente en el sector de servicios.

La cifra hizo dispararse la bolsa, con el Dow Jones superando desde la apertura los 18,000 puntos, un récord.

“El 2014 representa un cambio” de rumbo, dijo la Casa Blanca en un comunicado. “La economía creció en el tercer trimestre al ritmo más rápido en más de una década”, destacó Jason Furman, consejero económico del gobierno. Aseguró que “esta expansión robusta muestra la sólida tendencia de fondo de la reactivación incluso con (…) factores pasajeros en el crecimiento durante el tercer trimestre”.

Entre julio y setiembre, la actividad de la primera economía mundial mejoró incluso frente al 4.6% de expansión del segundo trimestre y la contracción de 2.1% del primer trimestre, siempre en comparación con iguales períodos del año anterior.

La primera estimación para el cuarto trimestre se conocerá el 30 de enero.

Paul Dales, de Capital Economics, previó un crecimiento del PIB de 3% para el último trimestre del año.

El dinamismo del tercer trimestre se debe principalmente al optimismo de los consumidores, alentados por la caída del precio de la gasolina.

La caída de los precios de los carburantes, actúa como “un recorte de impuestos”, repiten los analistas.

El crudo cayó 50% desde junio y debería mantenerse así por largo tiempo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los gastos de consumo subieron 3.2%, el nivel más alto desde fines del 2013. Los estadounidenses pagaron por servicios, principalmente de salud, pero también en diversión.

Las compras de bienes duraderos en el trimestre crecieron fuerte, 9.2%.

Para Michael Gapen, analista de Barclays Research, “eso es un reflejo más de las expectativas de los consumidores con relación al mercado del empleo y las perspectivas de ingresos, que de los precios más bajos de la gasolina”.

Un mayor gasto público también ayudó a la expansión. Este factor podría desaparecer el año próximo, toda vez que el Congreso está ahora controlado por la oposición republicana, partidaria de cerrar el grifo del gasto de la administración.

En el sector inmobiliario los datos siguen siendo decepcionantes y contribuyeron apenas a un décimo de punto del crecimiento.

Para Doug Handler de IHS, “el megacrecimiento de los dos trimestres pasados no durará”, pero, como Standard and Poor's, apunta a una expansión de alrededor de 3% el año próximo, un nivel que sería la envidia de muchas economías industrializadas.

  Comentarios