Finanzas

Moishe Mana: mirar a Miami con entera confianza

Annette López-Muñoz
Annette López-Muñoz

Acabo de hablar con Moishe Mana, un hombre que algunos han comparado con el legendario Henry Flagler. Como Flagler, Mana tiene un sueño para Miami y lo está alcanzando con tesón y visión. Dice que no tiene mucho tiempo para ponderar, mas bien le falta tiempo para crear la infraestructura que hará de Miami la gran ciudad que el visualiza y que va camino de ser.

A diferencia de algunos que describen a Miami como un “barrio” de Nueva York, el parentesco que le acredita Mana a nuestra ciudad, es de “hermana” de la Gran metrópolis. Cuando llegó a nuestra ciudad proveniente de Nueva York, hace tan solo 10 años, Mana, oriundo de Israel, confiesa que no le vio mucho potencial y se concentró mayormente en South Beach. Hombre de instintos fuertes, que se hacen de notar en su hablar seguro y pausado, pero intrínsecamente pasional, le bastó un paseo por por el nuevo barrio de Wynwood, hace cinco años, para presentir que el momento para que Miami de el gran “cambio” es ahora y no después.

Por ello, desde el 2010 Mana ha seguido su instinto, sin tregua ni especulación, y ha invertido fuertemente en los barrios de Wynwood y en el downtown millones y millones de dólares. “Yo tengo una visión clara y la estoy siguiendo, no tengo tiempo para mirar atrás”.

Este hombre que en sus escasos 30 años de vivir en Estados Unidos logró hacer un imperio y transformar zonas urbanas en la costa este del país, se ha enfocado ahora en nuestra ciudad con la atención de un rayo láser.

“Le tenemos que dar a Miami la infraestructura que necesita. Todavía faltan muchos componentes. Mayormente en el arte, desarrollo y entretenimiento. Yo veo una transición de Miami, de vieja a joven y con esta juventud que llega, a la par vienen trabajos y negocios. Tenemos que captar y mantener la atención de los que vienen”.

Este visionario reconoce que su proyección para Miami es ambiciosa, pero está extremadamente seguro de ella. “Tenemos que desarrollar el espíritu que ya existe” dijo añadiendo “Estoy muy agradecido por la oportunidad que esta ciudad me ha dado y a la ayuda que los funcionarios que me han brindado. Todo el mundo está cooperando mano a mano en esta gran transformación. En otros sitios te sabotean, aquí te ayudan, es realmente un privilegio ser parte de esto.

En Wynwood y y el downtown, Mana ha dicho que quiere crear una combinación de barrios versátiles, con sabor local, que integren lo comercial, lo residencial y lo cultural a pequeña escala. La necesidad es ahora, recalca, de ofrecer unidades no muy grandes y fáciles de costear.

Este florecimiento de Miami, dice, también obedece a una nueva generación que puede trabajar en cualquier sitio y esta ciudad ofrece calidad de vida a unos precios razonables, mientras que en otras ciudades la escalada en el costo de las viviendas es monumental. Y no se puede pasar por alto el factor clima.

Mana predice que el downtown de Miami despuntará en unos pocos años mucho más que Brickell ya que ofrecerá un ambiente de barrio. Eso es en lo que me especializo, en construir barrios, no en construir edificios”.

Su interés en el downtown, se suscitó a las 12 de la noche, paseando. Un hombre le mostró un edificio, lo miró, le gustó, le estrechó la mano y le dijo: “me lo quedo”. Desde entonces su compra ha sido masiva. Más de $200 millones y contando. En cuanto al parecido que se le atribuye con Henry Flagler, Mana asegura que sus proyectos le darán el crédito que merece.

  Comentarios